Uno de los errores más comunes que comenten las personas cuando están iniciando un proceso de entrenamiento, sea en el área que sea, es realizar el Calentamiento de forma equivocada, bien sea con los ejercicios utilizados, con el orden de los mismo o con el poco tiempo que le dedican a este aspecto fundamental. Consciente de ello, en esta oportunidad hablaremos sobre el tema y especialmente sobre los diferentes tipos que puedes realizar para conseguir un mejor rendimiento en tu práctica deportiva.

En primera instancia, debemos tener claro que el calentamiento deportivo hace referencia al conjunto de ejercicios de todos los músculos y articulaciones ordenados de un modo gradual con la finalidad de preparar al organismo para un mejor rendimiento físico y para evitar algún tipo de contracción muscular o alguna lesión física. De entrada, con esta definición, podemos deducir que es obligatorio realizar este tipo de ejercicios antes de ejecutar una determinada acción.

El calentamiento consiste en realizar una serie de pruebas que provocan un aumento de la temperatura basal. Su intensidad subirá con el tiempo, es decir, al principio se calienta con ejercicios de baja intensidad y luego con ejercicios de alta intensidad para no forzar al cuerpo e ir preparándolo poco a poco. El ritmo cardíaco y la frecuencia respiratoria también suben, porque a medida de que se realiza un ejercicio con mayor intensidad, se necesitan más nutrientes y más oxígeno para sostener la actividad. Ahora si miremos qué tipo de calentamientos puedes incluir en tu rutina.

👉 Calentamiento General: Es el que prepara los músculos y las articulaciones en una intensidad baja para realizar una actividad física. Incluye ejercicios de movilidad articular y estiramientos para los diferentes segmentos del cuerpo.

👉 Calentamiento Específico: Es el que está dirigido a la práctica de algún deporte y que se ocupa de alguna o algunas partes del cuerpo concretamente. En muchos deportes una parte del tiempo se emplea en realizar actividades de calentamiento con la pelota o con algún instrumento externo.

En términos generales, esas son los dos únicos tipos de calentamiento que se pueden realizar. Sin embargo, existe otra clasificación que está más relacionado con las características (intensidad, frecuencia, duración, etc) de los ejercicios que realizamos durante esta etapa de preparación.

👉 Calentamiento Preventivo: Este se realiza para evitar alguna lesión o para algunas personas que requieran una activación corporal distinta a la de los demás. Se suele acompañar de masajes y baños de calor que elevan la temperatura basal.

👉 Calentamiento Dinámico: En este se realizan ejercicios que mezclan fuerza, flexibilidad, equilibrio, coordinación y respiración. Su objetivo es dejar al deportista en una situación muy parecida a la que experimentará durante la competencia.

10Shares

Artículos Relacionados