Ya no es nada nuevo decir que gran parte del éxito de un entrenamiento se basa en la alimentación y el descanso, tanto así que si habláramos de un 100%, el 70 sería para la dieta, el 20 para la recuperación y el 10 restante para los ejercicios como tal. Números estudios científicos han dado validez a estos números que, en todo caso, muchas personas no terminan de creer y siguen pensando equivocadamente que la clave está entrenar cada vez más fuerte.

Una de las tantas evidencias que comprueban la importancia de la alimentación en nuestra rutina está relacionada con la cantidad de beneficios que encontramos en las diferentes frutas y vegetales que se encuentran en el mercado al alcance de nuestro bolsillo. Consciente de ello, en esta oportunidad quiero compartir contigo una lista de cinco bondades que nos brinda el Durazno, una fruta que, entre otras cosas, hidrata y rejuvenece la piel humana.

Antes de entrar en materia déjame contarte que, el árbol es botanicamente conocido como el Prunus Persica, debido al nombre que se le ha dado en lugares como España peninsular y las islas Baleares, en las islas Canarias y en parte de Hispanoamérica. Es un árbol originario de China, Afganistán e Irán. Su fruto contiene una única semilla encerrada en una cáscara dura. Esta fruta, normalmente de piel aterciopelada, posee una carne amarilla o blanquecina de sabor dulce y aroma delicado. Junto con las cerezas, ciruelas y albaricoques, son frutas de hueso botánicamente llamadas drupas. Ahora si, te dejo con el listado de sus beneficios para la salud.

🍊 Ayuda a la digestión
Como es una fruta fácil de digerir, es poco pesada para el estómago, y ayuda al hígado a realizar los procesos digestivos porque aumenta la producción de bilis y la digestión de las grasas. Para las personas con reflujo o tráfico intestinal pesado será una muy buena medicina natural.

🍊 Mejora las vías urinarias
Para las personas que sufren cálculos de riñón o vesícula, es conviene tomar el durazno en forma de jugo porque favorece la disolución de las piedras renales. Lo ideal es mezclarlo con un poco de miel y tomarlo varias veces al día, según lo indicado por un profesional de la salud.

🍊 Beneficia la actividad intestinal
Esta fruta aporta una reducida cantidad de azúcar, por lo que pueden consumirlo las personas con diabetes, siempre bajo control médico y dentro de una dieta equilibrada. Gracias a su elevado contenido en fibra vegetal, resulta muy aconsejable para combatir el estreñimiento.

🍊 Ideal para las dietas
Un durazno mediano proporciona unas 50 calorías (Kcal). Por su aporte en fibra saciante y en vitaminas revitalizantes, constituye un tentempié ideal en las dietas de control de peso. Resulta ideal comer un fruto de estos entre el desayuno y el almuerzo, por ejemplo.

🍊 Hidrata y rejuvenece la piel
Este delicioso fruto contiene elevadas cantidades de calcio y vitaminas como la A, B1, B2 y C, entre otras, que actúan como un hidrante para la piel, logrando mantener una imagen joven en todo el cuerpo. Además, es rico en minerales como el potasio, que regula la tensión arterial; el fósforo, fundamental para el sistema nervioso y el cerebro; y el magnesio que contribuye a prevenir los estados de cansancio, ansiedad y estrés.

Recomendaciones

A la hora de comprarlos, elige duraznos que tengan la piel lisa, sin manchas y de tacto blando pero consistente. Su aroma debe ser suave y a la vez afrutado. Un truco para averiguar si están maduros consiste en comprobar la consistencia del pedúnculo (ramita o rabillo que sostiene la fruta): si cede al tirar de éste, significa que la fruta «está en su punto» para ser consumida. Es recomendable no saborear la pepa (hueso) por el ácido que contiene y que puede causar molestias como dolor de estómago, de cabeza e inclusive vómito.

10Shares

Artículos Relacionados