Una de las discusiones sin fin en el mundo del fitness es la del desayuno. Mucho se ha dicho al respecto, pero aún no hay verdad absoluta sobre si es mejor desayunar antes o después de hacer ejercicio. Tampoco está muy claro panorama sobre la calidad y la cantidad de la primera comida del día.

Esa divergencia entre los expertos termina confundiendo a las personas. No sólo eso. Da origen a un montón de teorías urbanas que pueden resultar muy perjudiciales para la salud. Así lo afirma la dietista-nutricionista María Merino, autora del libro ‘Desayuno con garbanzos’ (La Esfera de los Libros, 2020), durante una entrevista concedida al portal ‘Cuídate Plus’.

Merino se dio a conocer en 2018, tras compartir en redes sociales una foto de su hijo de dos años desayunando un puñado de garbanzos. «Mi hijo no sabe lo que es una galleta. Es feliz desayunando garbanzos», decía en su tuit.

Twitter se puso al rojo vivo con el cruce de mensajes de padres enfurecidos que consideraban algo impensable empezar el día con garbanzos y las respuestas de quienes compartían con la dietista-nutricionista el verdadero sentido de su propuesta: las galletas no son un alimento sano, pero se pueden desayunar muchos otros productos que sí lo son.

La especialista, además de criticar a la industria alimentaria por sus desacertados mensajes, aclaró algunos mitos sobre el desayuno. Esto dijo la experta:

1. EL DESAYUNO ES LA COMIDA MÁS IMPORTANTE DEL DÍA

María comenta que, efectivamente, es la primera ingesta del día y según su etimología, ‘des-ayuno’ significa, precisamente, romper el ayuno. «Por eso se ha extendido la creencia de que es la comida más importante del día, pero no lo es».

También cuestiona que haya que hacer un número determinado de comidas al día -se suelen recomendar 5- para alimentarse de forma saludable.

2. SI NO DESAYUNAS RINDES MENOS EN TUS ACTIVIDADES

En realidad, no hay por qué obligarse a desayunar cuando no se tiene hambre o tiempo, aunque esto último es relativo, ya que es una cuestión de prioridades. Hay quien se levanta antes para arreglarse o leer las noticias y otros prefieren dedicar esos minutos extra a desayunar con calma.

En opinión de la dietista-nutricionista, es preferible no ingerir nada a primera hora a comer productos poco saludables. Lo que cuenta es el conjunto de alimentos que se ingieren a lo largo del día.

3. HAY QUE DESAYUNAR SIEMPRE CEREALES Y FRUTA

La experta desmiente tajantemente que el desayuno deba constar, necesariamente, de todos y cada uno de estos grupos de alimentos. «Nos han hecho creer que debemos tomar el conjunto de cereal, fruta y lácteo. Pero la realidad es bien distinta. Puedes desayunar lo que quieras. Incluso las sobras de la noche anterior».

Siempre que se trate de una comida sana, basada en alimentos reales y no en ultraprocesados. Es decir, puedes iniciar tus días con frutas, tostadas, bocadillos, lácteos, huevos, etcétera.

4. A LOS NIÑOS LES GUSTA DESAYUNAR GALLETAS

«Algunos padres me dicen que les da pena quitarles las galletas a sus hijos porque les hacen felices. Pero carece de sentido ligar la felicidad a un producto superfluo e insano. Puedes ser feliz con garbanzos, fresas y muchos otros alimentos», advirtió María Merino.

Y si el problema es la falta de tiempo, ¿por qué no sustituir las galletas por una fruta que gusta mucho a los niños, como el banano, que no requiere ninguna preparación? Y, en última instancia, es preferible no desayunar a desayunar Nutella con galletas.

5. DESAYUNAR AYUDA A BAJAR DE PESO

Muchas personas creen que comenzar su mañana con una buena comida reduce su riesgo de atracones de comida chatarra em el resto de la jornada. Sin embargo, un nuevo artículo publicado en ‘BMJ’, dice que esto no es exactamente cierto.

Los investigadores analizaron 13 ensayos controlados y compararon el peso de los adultos que desayunaron y no lo hicieron. No encontraron evidencia de que saltarse el desayuno pudiera llevar a un aumento de peso, o que tengas que desayunar para perder peso.

Como lo dijimos al inicio, en este tema aún no hay una verdad absoluta. Esta es la opinión de una especialista que ha escrito varios libros sobre el desayuno, pero habrá quienes piensen diferentes. Lo importante es que contraste la información y no te dejes llevar por todo lo que encuentras en Internet.

Artículos Relacionados