Ya no es nada nuevo decir que gran parte del éxito de un entrenamiento se basa en la alimentación y el descanso, tanto así que si habláramos de un 100%, el 70 sería para la dieta, el 20 para la recuperación y el 10 restante para los ejercicios como tal. Números estudios científicos han dado validez a estos números que, en todo caso, muchas personas no terminan de creer y siguen pensando equivocadamente que la clave está entrenar cada vez más fuerte.

Una de las tantas evidencias que comprueban la importancia de la alimentación en nuestra rutina está relacionada con la cantidad de beneficios que encontramos en las diferentes frutas y vegetales que se encuentran en el mercado al alcance de nuestro bolsillo. Consciente de ello, en esta oportunidad quiero compartir contigo una lista de siete bondades que nos brinda el Kiwi, una fruta que, entre otras cosas, regula los niveles de hipertensión.

Antes de entrar en materia déjame contarte que, su planta es botánicamente conocida como la «Actinidia deliciosa». Se trata de una planta trepadora originaria de una gran área de China, sobre todo de los bosques del valle del río Yangtsé. Introducida en Nueva Zelanda en 1904, fue cultivada desde entonces en muchas regiones templadas por su fruto comestible. El nombre comercial le fue otorgado en Nueva Zelanda, posiblemente por una remota similitud de aspecto entre el fruto cubierto de vellosidades y el ave kiwi. Ahora si, te dejo con el listado de sus beneficios para la salud.

🌱 Antioxidantes y Vitamina C
Estos son los dos nutrientes principales del fruto. En el caso de la vitamina C, cuenta con 98 mg por cada 100 gramos, teniendo más que las naranjas y los limones (casi el doble). Sólo es superado este valor por las guayabas y las grosellas. Una porción de esta fruta nos aporta más del 80% del requerimiento diario de vitamina C, la misma que refuerza el sistema inmunitario, rebaja la hipertensión, evita el cáncer y las alergias y resfriados.

🌱 Reduce el Estrés y los Nervios
El kiwi es una fruta ideal para los tiempos modernos. Debido a la gran cantidad de vitamina C, puede evitar el nerviosismo y la ansiedad. También es perfecto para reducir el estrés. Nos permite sentirnos más tranquilos y enfrentarnos a los problemas u obstáculos que aparecen en nuestra vida. Los médicos recomiendan comerlo antes de una entrevista de trabajo o una reunión importante, para reducir la tensión.

🌱 Disminuye el Estreñimiento
Al tratarse de una fruta repleta de fibra soluble, ayuda en la digestión y mejora el tránsito intestinal, por lo que previene el estreñimiento. Si se consume en el desayuno ayudará mucho más en este aspecto. Se puede comer con otras frutas, yogur, kéfir o cereales a la mañana. Además, favorece la expulsión de heces.

🌱 Sirve para Adelgazar y no Retener Líquidos
Al tener un gran porcentaje de agua y un nivel calórico intermedio (63 Kcal cada 100 gramos), permite bajar de peso y sentirse más saciado. A su vez, no posee demasiado sodio, siendo perfecto para las dietas de adelgazamiento y para perder agua, sobre todo en el caso de embarazadas. Es muy diurético y no debe faltar en la alimentación de los que sufren de obesidad o sobrepeso. Es útil en casos de insuficiencia cardíaca o hepática.

🌱 Mejora la Circulación de la Sangre
Al contener vitamina E y ácidos grasos Omega 3 y 6, esta fruta fluidifica la sangre, mejorando el estado general de las arterias. Esto evita la formación de trombos o coágulos en los vasos sanguíneos. Sirve para proteger contra trombosis, angina de pecho, derrames cerebrales e infartos. Y como si esto fuera poco, su fibra permite reducir los niveles de colesterol en sangre.

🌱 Mejora los Huesos
Esto incluye cualquier elemento óseo del cuerpo, es decir, también los dientes. Esta propiedad es debido a los minerales presentes en el fruto, los cuáles son cobre, magnesio y potasio. Una pieza de la fruta cubre el 10% de las necesidades básicas de los tres. Permiten mejorar el desarrollo de los huesos y también el funcionamiento de los nervios, músculos y órganos.

🌱 Favorece el Sistema Inmunitario
Esto significa evitar los resfriados y subir las defensas, debido a la gran cantidad de ácido fólico presente en el kiwi, sumado a la vitamina C. Permiten ambos nutrientes producir más glóbulos rojos y blancos, así como también anticuerpos, que funcionan como barrera de las enfermedades producidas por virus.

Precauciones

Las personas que son alérgicas a una enzima llamada Proteolítica Actidina, no pueden consumir este fruto, así como tampoco papayas o piñas. Los que tienen tendencia a desarrollar cálculos renales (piedras en el riñón) tampoco, porque esta fruta es rica en oxalatos de calcio. Justamente por esta razón, los niños han de reducir la ingesta, aunque no eliminarla por completo. Debido a su contenido en potasio, no se recomienda para los que padecen de insuficiencia renal.

6Shares

Artículos Relacionados