Sea cual sea su deporte, existen solo cinco formas para mejorar su velocidad de juego y rapidez en cortas distancias:

1. Mejorar la su rapidez y técnica de salida.
2. Mejorar su tiempo de aceleración (alcanzar la velocidad máxima lo mas rápidamente posible).
3. Incrementar la longitud de zancada.
4. Incrementar el numero de pasos que da por segundos (frecuencia de zancada).
5. Mejorar su resistencia de velocidad.

Estas áreas no tienen la misma importancia. Los jugadores de fútbol, rugby, lacrosse, hockey sobre hierba y baloncesto, y las lineas defensivas y de ataque en fútbol americano, por ejemplo, generalmente ya se están moviendo a un cuarto o media velocidad cuando se lanzan a un esprint; en lugar de hacerlo desde una posición de parado como un jugador de béisbol o la mayoría de jugadores de fútbol americano.

Para estos deportistas, la técnica de salida es mucho menos importante que la aceleración, la frecuencia de zancada y longitud de zancada y la resistencia de velocidad. Para los deportistas de atletismo y béisbol, las técnicas de salida desde sus posiciones en el campo o desde tacos de salida son bastante importantes.

Aunque mejorar su resistencia de velocidad no le hará mas rápido, le ayuda a evitar el hundimiento debido a la fatiga después de repetidos esprints cortos o al final de un largo esprint de 80 metros o mas. Esta cualidad es importante para la mayoría de los deportistas de los deportes de equipo.

Áreas para mejorar la velocidad de un deportista

– Fútbol, hockey sobre hierba, rugby y lacrosse: En campo abierto se esprinta más rápido solamente dando pasos mas rápidos o mas largos. La resistencia de velocidad es importante tan solo para prevenir que usted se ralentice tras repetidos esprints cortos.

– Baloncesto y deportes de raqueta: La mayoría de la acción explosiva ocurre tras haberse dado un ligero movimiento (un bote, un movimiento lateral o de carrera). Nunca se alcanza la velocidad máxima. La aceleración, el ritmo de zancada y la resistencia de velocidad deberían recibir el mayor énfasis.

– Beisbol: Un jugador de béisbol no se aproximara a su velocidad máxima a menos que intente un «home-run» sin sacar la pelota del campo. La técnica de salida y la aceleración deberían recibir el mayor énfasis.

– Fútbol americano: La aceleración desde una posición de tres o cuatro puntos, en posición de salida es critica en cada caso. Se esprinta más rápido en campo abierto incrementando longitud y frecuencia de zancadas. El entrenamiento en resistencia de velocidad evitará el enlentecimiento tras una carrera larga o esprints cortos debido a la fatiga según va progresando el juego.

– Velocistas de atletismo: Un velocista de 100 o 200 metros debería trabajar en las cinco áreas de ataque prácticamente en igual proporción, a menos que se detecten áreas especificas de debilidad.

42Shares

Artículos Relacionados