Rejuvenecer es una de las palabras más utilizadas por la sociedad moderna. Tener un aspecto más joven y el vigor o el ánimo de antes, es una de las cosas que más buscan las personas. Sin embargo, la mayoría lo hacen por un tema estético cuando en realidad es más importante lograrlo por su salud.

Muchos quieren tener dinero para rejuvenecer sus rostros o sus cuerpos, pero pocos luchan por ‘quitarle algunos años’ a su organismo. Y pensar que hacer lo segundo es mucho más barato que lo primero. Por ejemplo, si estás buscando reducir tu edad vascular (los años que tienen tus venas y arterias) puedes poner en práctica los consejos que te daremos más adelante.

Antes, vale la pena profundizar en el tema. Para el cálculo de la edad vascular nos basamos en unas tablas que se elaboran a partir de los datos de muchas personas. Su cálculo es una forma de hacer ver a la población, sobre todo a los más jóvenes, su estado de salud cardiovascular de manera más sencilla.

Por ejemplo: una persona de 40 años con una edad vascular de 65 años sería como decir que sus arterias están 25 años más viejas de lo que les corresponde. Ya decía el médico Thomas Sydenham, apodado ‘El Hipócrates Inglés’, que un hombre es tan viejo como sus arterias. Partiendo de esta idea, te presentamos algunos tips para rejuvenecer el corazón de las personas.

– ACTIVIDAD FÍSICA PARA REJUVENECER

El sedentarismo provoca el envejecimiento vascular, porque los vasos sanguíneos se defienden peor del estrés oxidativo. Su capa más interna, que es el endotelio, sobre el que se desliza la sangre en cada latido, se hace más resistente cuanto mayor es la actividad física.

El envejecimiento vascular provoca que las arterias sean más rígidas, menos elásticas. Esto daña progresivamente órganos nobles como el cerebro o los riñones, además de favorecer la aparición de hipertensión arterial e insuficiencia cardíaca.

– DIETA SALUDABLE Y BALANCEADA

Reducir la ingesta de calorías de la dieta hasta un 25% implica una mejora en todos los factores de riesgo cardiovascular. Y no solo cuentan las cantidades, los tipos de dieta influyen.

La dieta mediterránea reduce el estrés oxidativo y aumenta la longevidad de nuestras arterias. En el otro lado están los ultraprocesados, que producen un efecto inverso. Como factor aislado, a mayor número de calorías procedentes de estos alimentos mayor riesgo, pudiendo aumentar en 10 años nuestra edad vascular.

– DEJAR DE FUMAR

El tabaco es otro gran enemigo de nuestro endotelio y es el factor de riesgo cardiovascular modificable más importante. Dejar de fumar es el mejor consejo que alguien te puede dar.

Pero esto depende de lo pronto que lo hagamos. A partir de los 30 años ganamos 10 años en esperanza de vida. A partir de los 60 años se ganan 3 años con respecto a un fumador. Y esto es un mensaje importante para los adolescentes. Cuanto antes hayamos empezado a fumar, peor para nuestras arterias.

– DORMIR LAS HORAS NECESARIAS

Aunque no esté incluida en las tablas de riesgo cardiovascular, dormir correctamente las horas que nuestro cuerpo necesita es fundamental para una buena salud del corazón. De hecho, dormir menos de seis horas aumenta un 20% el riesgo de sufrir un infarto. Y dormir por debajo de 7 horas diarias aumenta de media 5 años nuestra edad vascular.

Aparte de la duración, una mala calidad del sueño se vincula con otros problemas, como la obesidad, la diabetes, aparición de arritmias, mayor riesgo de ictus, etcétera. Además, si nos dicen que roncamos y sufrimos pausas de apnea, debemos saber que esta condición incrementa mucho estos riesgos si no se trata.

En conclusión, nos solemos centrar en los factores de riesgo clásicos como la hipertensión, el colesterol o la diabetes. Afortunadamente parecen ir controlándose mejor. Sin embargo, el sobrepeso y el sedentarismo siguen ganando fuerza como principales factores de envejecimiento vascular.

Combatir otros factores emergentes, a los que no prestamos tanta atención, como la calidad del sueño, el consumo de ultraprocesados o la actividad física, son también buenas armas para rejuvenecer el corazón y vivir más años con calidad de vida.

Artículos Relacionados