Tests de Fuerza Explosiva, Velocidad y Potencia

En los tests de fuerza explosiva, velocidad y potencia se emplean mediciones de laboratorio como la dinamometría isométrica que permite analizar la capacidad de contracción muscular rápida, así como, la dinamometría isocinética que complementa la primera.

La unión de estas dos mediciones permite la elaboración de la curva fuerza-velocidad de grupos musculares específicos a fin de conocer el predominio de fibras rápidas o lentas del evaluado y analizar el efecto del entrenamiento.

Dentro de las pruebas de campo de mayor factibilidad y confiabilidad para evaluar estas capacidades físicas están el salto vertical sin carrera de impulso y los 10 saltos de longitud continuos.

Test de salto vertical sin carrera de impulso

Se mide primeramente el alcance máximo con cuerpo y brazo derechos completamente extendidos, estando el examinado a un lado de la pared. A continuación se le pide realizar 3 saltos verticales sin carrera de impulso, ayudándose solamente con la flexión de piernas y el braceo.

Se escoge el mejor resultado de los saltos y éste se resta del alcance. El resultado se registra en metros. Mientras mayor es la diferencia o despegue mayor es la potencia de salto o saltabilidad y la fuerza explosiva de piernas.

Esta capacidad depende en gran medida de la excitabilidad del sistema nervioso central y del estado funcional del sistema neuromuscular responsables éstos de activar el mayor número posible de fibras musculares de contracción rápida del tipo IIB. También depende de la reactividad elástica de músculos, tendones y ligamentos de las piernas.

Se puede calcular también la potencia mecánica erogada durante este movimiento expresada en Kgm/seg al multiplicar el peso del cuerpo del evaluado en kg por la raíz cuadrada de la diferencia en metros de la altura del salto y el alcance y luego el resultado multiplicarlo por la constante 2.2 (Lewis).

Test de 10 saltos de longitud continuos

Este test segundo test de fuerza Explosiva, velocidad y potencia consiste en realizar 10 saltos de longitud continuos con las piernas juntas desde el lugar, tratando de alcanzar la mayor distancia posible y realizarlos en el menor tiempo.

Se determina la potencia mecánica desarrollada expresada en kgm/seg mediante la multiplicación del preso corporal del examinado (kg) por la distancia recorrida con los 10 saltos (m) y dividido entre el tiempo de los mismos (seg).

Mientras mayor es el valor de potencia mayores son las posibilidades de generación de potencia anaerobia aláctica. Este metodo ha sido experimentado con futbolistas (Riguerira Viana).

Artículos Relacionados