Sin olvidarnos del principio de la individualización y de que en el entrenamiento de la fuerza, al igual que en la medicina, uno más uno no es igual a dos, existen algunos parámetros genéricos que resultan ser el común denominador en las diferentes rutinas que cada persona pueda tener. En otras palabras, hay un sinnúmero de ejercicios que obligatoriamente deben estar incluidos en tu plan de entrenamiento sin importar cuáles sean tus objetivos. Basados en esta especie de teoría, en esta oportunidad te comparto una lista con 3 ejercicios que no pueden faltar en tu Rutina de Trapecio o rutina de cuello.

Antes de entrar en materia, vale la pena tener en cuenta que, estamos hablando de un músculo situado en la región posterior del cuello y del tronco. Debe su nombre a la forma aplanada, que le ha hecho comparar a una mesa, es el cucullus de Spigel, llamado así por la palabra en latín cucullus que significa capuchón, por disponerse los dos trapecios a manera de capuchón de fraile tirado hacia atrás. El cuerpo muscular es muy robusto y espeso, sobre todo en su parte superior. Aquí las fibras musculares descienden oblicuas en sentido lateral. En la parte mediana, las fibras son transversales, para hacerse oblicuamente ascendentes en la parte inferior del músculo. Ahora si, miremos cuáles son los ejercicios que favorecen su adecuado desarrollo.

💪 Remo al Cuello

Es el mejor ejercicio para estimular los trapecios y el deltoides medio, pero para ello es importante que no nos inclinemos hacia el frente al realizar el movimiento, como así tampoco debemos adelantar los brazos a la hora de llevar la barra, el disco o la mancuerna hasta el mentón. Además, en este ejercicio no sólo los hombros y el cuello participan, sino que con el remo al cuello trabajamos también, abdominales, músculos de los antebrazos y bíceps.

💪 Encogimientos

Para este ejercicio se solicitan los músculos situados en la zona del hombro y cuello. Principalmente se trabaja con los encogimientos de hombros la porción superior del trapecio o el clavicular de los trapecios. Con la rotación de los hombros se solicita un poco más la porción media de los trapecios y los romboides. Asimismo, de manera secundaria son trabajados durante la elevación de los omoplatos el elevador de la escápula, erector espinal y deltoides.

💪 Elevaciones Laterales

Este ejercicio solicita el trabajo de los hombros, sobre todo, requiere del esfuerzo del deltoides posterior, aunque también se trabaja el deltoides medio y anterior. Si al elevar los brazos los omoplatos se juntan en el medio, trabajaremos además el trapecio, el romboides, el redondo menor y el infraespinoso. Este movimiento, a diferencia de las elevaciones laterales de pie, solicita más el trabajo del deltoides posterior, por eso siempre es conveniente para un trabajo completo del hombro, combinar ambos ejercicios inclinando o no el torso.

17Shares

Artículos Relacionados