Cuando hablamos de trucos en el mundo del entrenamiento hacemos referencia a esos tips o consejos que te ayudarán a llegar a tu objetivo. No tiene nada que ver con la magia o algo por estilo, pues bien sabemos que aquí los milagros no existen.

Me imagino que sueñas con marcar los abdominales más rápido. Y no eres el único. La sociedad nos ha vendido la idea de que no hay cosa más sexys que tener los abdominales rayados. Pero, conseguir que se vean como queremos no es tan fácil como muchos creen, ni tan difícil como otros piensan.

La clave está en cambiar nuestro estilo de vida e implementar ciertos hábitos que nos permitan quemar la grasa acumulada en esta zona del cuerpo. Además, es muy importante elegir bien los ejercicios que debes realizar para tener el abdomen el que deseas.

El entrenamiento es parte fundamental a la hora de obtener los resultados deseados, pero teniendo siempre en cuenta que estos músculos se marcan en la cocina y en la mesa, y no en el gimnasio. Teniendo esto claro, a continuación te comparto cinco consejos que te llevarán más rápido a la meta.

1. CONSIGUE UNA PELOTA SUIZA

Entrenar el abdomen subido en un balón suizo multiplica el efecto de los ejercicios. Recuéstate sobre ella para conservar la curva natural de tu espalda. Luego, realiza de 10 a 12 repeticiones sin tambalearte.

En la Universidad Estatal de Kansas, Estados Unidos, encontraron que este ejercicio da como resultado un doble incremento en el uso del músculo recto abdominal.

2. CONSEJOS DE ALIMENTACIÓN

Decirle adiós a la pasta podría hacer que te desaparezca la panza a corto plazo, pero prohibir los carbohidratos por completo es contraproducente.

«Agotarás las reservas de glucógeno de tus músculos, lo cual hace que tu cuerpo acumule grasa extra», afirma Martin MacDonald, nutriólogo. Su consejo: reduce tu consumo diario de carbohidratos en alrededor de 200 gramos; después, una vez a la semana haz una estrategia de ‘realimentación de leptina’ con hasta 600 gramos.

«Esto causa un ascenso de la hormona leptina, que alerta a tu metabolismo hacia una pérdida veloz de grasa». Es un método bastante común, pero es mejor que lo consultes con tu nutriólogo.

Otra cosa que puedes hacer, porque tampoco es un pecado, es comer hamburguesa. Científicos de la Universidad Cornell comprobaron que los atletas que rebasaron su ingestión semanal de 550 gramos de hamburguesas (cinco en promedio) incrementaron su grasa corporal por arriba del 20%, en comparación con quienes comieron por debajo de 300 gramos de carne magra.

3. ENTRÉNALOS AL FINAL

Deja hasta lo último de tu sesión de entrenamiento cualquier ejercicio específico para el torso. Disfrútalos como si fueran el postre.

«Trabajar las abdominales desde el principio te hará fatigarte y no obtendrás los mismos beneficios en las otras rutinas de sentadillas o pesas», dice Carl Ellis, entrenador personal en el Fitness First, de Reino Unido.

4. CALIENTA DESPACIO Y CONSTANTE

Los abdominales rápidos no necesitan de una carrera con tanta prisa. Investigadores del Instituto Cooper de Dallas, Estados Unidos, demostraron que quienes estaban a dieta y caminaron 4.5 km en un tiempo de 45 minutos, perdieron más grasas que aquellos que recorrieron la misma distancia en 35 minutos.

Haz tres sesiones de 30 minutos a la semana en alguna máquina cardiovascular con un esfuerzo de 4/10. Esto es cuatro de cada diez. O sal a caminar y saluda a todos tus vecinos.

Video ThumbnailCuando hablamos de trucos en el mundo del entrenamiento hacemos referencia a esos tips o consejos que te ayudarán a llegar a tu objetivo. No tiene nada que ver con la magia o algo por estilo, pues bien sabemos que aquí los milagros no existen. Me imagino que sueñas con marcar los abdominales más ráp

15. VE FUERTE Y RÁPIDO

Realizar el ejercicio abdominal a ritmo rápido puede activar un cuarto más de fibras musculares que si se hace despacio, dice un estudio de la Universidad de Barcelona, España.

Toma un balón medicinal, levántalo arriba de tu cabeza, apriétalo hacia tu torso y azótalo de golpe en el suelo. Repite durante 20 segundos el ejercicio, sobre una superficie que no sea fácil de romper.

Pon en práctica estos sencillos consejos y déjate sorprender por los resultados.

Artículos Relacionados