Dicen que en las cosas simples está la grandeza de la vida. Y tienen la razón. Algo tan simple como saltar la cuerda puede darte muchos beneficios. Estamos hablando de un ejercicio que involucra todos los músculos del cuerpo y que, además, sirve para quemar calorías.

Las personas viven preocupadas porque no tienen dinero para pagar un gimnasio, ni tiempo para entrenar. Sin embargo, saltar lazo es muy barato y basta con 15 minutos al día para quemar el doble de las calorías que se queman corriendo. Como si fuera poco, este cuarto de hora equivale a una hora andando en bicicleta a una velocidad de 15 kilómetros por hora.

Sara Álvarez, fundadora y creadora de la metodología ‘Reto 48’, corroboró esta información. «Se pueden llegar a quemar entre 300 y 450 calorías en 30 minutos, dependerá de la intensidad del ritmo que le demos al entrenamiento. Se llega a hablar que con un buen entrenamiento de saltar la cuerda quemamos de 10 a 13 calorías por minuto», dijo la experta.

«Es un ejercicio cardiovascular que nos exige mucha intensidad, y que nos hace subir las pulsaciones y trabajara en la resistencia optimizando tu capacidad aeróbica. Al saltar lazo estamos trabajando muchos músculos del cuerpo (tanto el tren inferior como el superior), pero también dependiendo de la técnica trabajarás más los abdominales.

Por otro lado, estarás trabajando la coordinación, la velocidad, la agilidad y finalmente la resistencia. Se cree que tiene uno de los mejores ratios en cuanto al tiempo empleado para el entrenamiento», agregó Sara.

💪 OTROS BENEFICIOS DE SALTAR LA CUERDA

Alex García, director del gimnasio boutique ‘Fit Club Madrid’, reafirmó que saltar la cuerda ayuda a perder peso y a quemar calorías, pero también es un poderoso ejercicio cardiovascular en el que se involucra cada músculo del cuerpo.

«Mejora la resistencia, ayuda a eliminar líquidos, favorece la coordinación y aumenta la agilidad y la velocidad, y elimina el estrés y mejora el control de la respiración», expresó el reconocido entrenador.

A continuación, el entrenador personal nos da unos consejos para optimizar nuestro salto:

1. Comienza calentando las muñecas, rodillas y tobillos movilizando las articulaciones para evitar lesiones.

2. Elige el material adecuado, así como la longitud de la cuerda.

3. Se practica con la espalda recta, los hombros relajados y la mirada al frente.

4. Los brazos deben permanecer pegados al cuerpo.

5. Las rodillas tienen que estar ligeramente flexionadas para amortiguar el golpe y no sufrir lesiones.

6. Mantén activado el core durante toda la sesión de entrenamiento.

Por último, debes tener en cuenta que, si no estás acostumbrado a saltar lazo no puedes lanzarte de una vez a hacerlo durante 15 minutos seguidos. Puedes empezar con series de entre 10 y 20 repeticiones, mientras aprendes la técnica correcta y mejoras tu condición física. A medida que vayas subiendo de nivel aumentas el número de saltos y reduces la cantidad de series, para poder lograr el tiempo deseado.

Artículos Relacionados