Las carreras de velocidad progresiva son un programa de entrenamiento fácil y efectivo para mejorar la resistencia de velocidad para el fútbol americano, fútbol, béisbol, baloncesto y otros deportes.

Este tipo de trabajo implica un incremento de una carrera lenta a una carrera moderada, y a una carrera de máximo esfuerzo. Utilice una razón: 1:1 para la distancia y la recuperación caminando que sigue a cada repetición.

Por ejemplo, puede hacer una carrera lenta de 25 metros, una carrera moderada de 25 metros y una carrera rápida de 25 metros, y acabar esa repetición caminando 25 metros. Caminar o el trote lento debería permitir una cierta recuperación anterior a la repetición siguiente. Este ciclo de recuperación de carrera lenta-moderada-rápida tienden a desarrollar la resistencia de velocidad y reduce las posibilidades de lesiones musculares cuando el tiempo es frío.

El ciclo es un ejemplo de entrenamiento al principio de la temporada, y el número exacto de repeticiones depende de su estado de acondicionamiento. A medida que mejora, la distancia se incrementa, con carreras de velocidad progresiva de 120 metros al final de la temporada.

Atletas de Nueva Zelanda utilizan una rutina similar a las carreras de velocidad progresiva que implica series de carreras de 50 metros a velocidades próximas a la velocidad máxima (de 6 a 7 segundos) por cada tramo de 400 metros, trotando durante 10 a 12 segundos después de cada esprint y completando los 400 metros en 64 a 76 segundos. Los atletas llevan a cabo 50 carreras cortas a velocidad máxima con poca perdida de velocidad en cualquiera de las repeticiones.

Objetivos de las carreras de velocidad

La mayor parte del trabajo sobre la resistencia de velocidad para atletas de fútbol americano, baloncesto, fútbol y béisbol debería incluir tramos de carrera de 25 a 50 metros porque el objeto es entrenar las fibras de contracción rápida y mejorar el acondicionamiento y la velocidad. Esprintar mayores distancias (50, 75 100 o 125 metros) de una a tres repeticiones, pueden utilizarse en ocasiones como parte final de un entrenamiento.

Puede volver a evaluar la carrera de 110 metros y comparar el resultado con el de la carrera de 35 metros para comprobar su resistencia de velocidad.

Otra comprobacion consiste en seis carreras de 35 metros consecutivas a intervalos de 30 segundos y la comparacion de la reduccion del rendimiento. En el caso ideal, ninguna de las marcas deberia diferenciarse en mas de 0,2 segundos de su mejor marca.

Adopte la postura de tres o cuatro puntos en la linea de salida y consiga que un entrenador o amigo le cronometre en los 35 metros. A continuacion, camine 10 metros despacio y comience su segunda carrera de 35 metros cronometrada cuando hayan pasado 30 segundos. Repita este procedimiento yendo y volviendo hasta haber completado seis carreras, cronometradas con un descanso de 30 segundos entre cada una.

Artículos Relacionados