Un deportista debe tener diferentes tipos de preparación. La experiencia práctica ha mostrado la necesidad de una ulterior diferenciación pedagógica de la educación, la enseñanza y la elevación de las posibilidades funcionales del entrenamiento.

Lo que se busca es poder planificar con más exactitud y seleccionar los medios y métodos óptimos. En un principio se distinguieron cuatro tipos de preparación: técnica, táctica, física y moral-volitiva. Después la preparación física se dividió en general y especifica, adicionándose la preparación teórica.

Esta división de las modalidades de la preparación es relativa, debido a que todos los órganos y sistemas, todas las funciones y formas de la actividad humana están íntimamente relacionadas y constituyen un todo único.

Es decir, que en este caso hay que tener en cuenta todo aquello que se obtiene a la misma vez. Así, las tareas educativas se resuelven no sólo en el proceso de la preparación moral y volitiva, sino también en el proceso de la realización práctica de todos los tipos de preparación.

Todo tipo de comunicación entre el maestro y el alumno, entre el entrenador y el deportista persigue siempre una finalidad educativa.

Al ordenar los diferentes tipos de preparación, aunque sea en forma relativa, no debemos olvidar el tipo fundamental. El ejercicio en la modalidad deportiva seleccionada, en el cual vienen a sintetizarse, y a encontrar su puesto, los resultados de la aplicación de todos los demás tipos de preparación.

Por ejemplo, en los juegos deportivos el tipo fundamental es la preparación de juego; en la lucha, el boxeo y la esgrima, es la preparación combativa.

Este tipo fundamental existe en la práctica, aunque en la mayoría de los casos sin una denominación. Podría denominarse preparación integral. Por lo tanto, hoy podemos hablar de siete tipos de preparación, aunque como perspectiva pueden vislumbrarse nuevas divisiones.

TIPOS DE PREPARACIÓN DEL DEPORTISTA

– PREPARACIÓN TÉCNICA

Está dirigida a la obtención de la técnica de la modalidad deportiva seleccionada y al perfeccionamiento de ella. Además, se tiene en cuenta el dominio de la técnica de todos los ejercicios especiales y para el desarrollo general que se utilizan durante el entrenamiento.

– PREPARACIÓN TÁCTICA

Está orientada a la enseñanza y el perfeccionamiento del saber cómo aplicar, más racionalmente, las posibilidades técnicas, físicas y psíquicas. Con ella se pueden lograr los más altos resultados deportivos.

– PREPARACIÓN FÍSICA

Está dirigida al desarrollo de las cualidades motoras: fuerza, rapidez, resistencia, flexibilidad y agilidad. También busca el fortalecimiento de los órganos y sistemas y el perfeccionamiento de sus funciones. Se divide en general y especial.

– PREPARACIÓN MORAL

Trata de educar al deportista en el espíritu de la moral comunista, por lo que abarca todo el proceso del entrenamiento. Este tipo de preparación nunca debe ser menospreciada en el transcurso de los años de vida deportiva.

– PREPARACIÓN VOLITIVA

Está orientada a la educación de las cualidades volitivas, a garantizar una estabilidad psíquica y la necesaria preparación para las condiciones competitivas. Se realiza conjuntamente con otros tipos de preparación y por separado.

– PREPARACIÓN TEÓRICA

Debe armar al deportista con los conocimientos que le ayuden en su educación y durante su preparación deportiva. Además de elevar sus conocimientos culturales generales e ideológico-políticos, el deportista está obligado a estudiar la teoría y la metodología de la modalidad que practica.

– PREPARACIÓN INTEGRAL

Está compuesta por los ejercicios para la modalidad deportiva seleccionada, a un nivel de competencia o cercano a él. La participación en las competencias puede considerarse la forma más elevada de una preparación integral.

En el entrenamiento práctico todos estos tipos de preparación se subdividen, pero ya entonces a través del establecimiento de tareas que determinan de forma más concreta la selección de medios, métodos y cargas, etc.

Artículos Relacionados