Uno de los errores más comunes que comenten las personas cuando están iniciando un proceso de entrenamiento de la fuerza es realizar los ejercicios de manera equivocada. Algunos los hacen muy rápidos y otros demasiado lentos, pero la mayoría cometen el error de ejecutarlos sin respetar las principales funciones que tienen los músculos del cuerpo humano: contracción y relajación. No tener en cuenta este fundamento técnico puede provocar lesiones futuras y resultados no deseados.

Bastante común se ha vuelto ver en los gimnasios a este tipo de personas que por levantar mucho más peso no realizan los ejercicios completos. Por ejemplo, no flexionan o extienden en su totalidad los brazos cuando están trabando «lagartijas» o no dejan que la polea se recoja cuando hacen jalones para espalda. Consciente de ello, en esta ocasión quiero traer a colación las palabras del seis veces campeón del Mr. Olympia (principal competencia de Fisicocultirismo del mundo) Arnold Schwarzenegger, reconocido actor, político y fisiculturista, quien alguna vez escribió en su columna mensual para las revistas ‘Muscle’ y ‘Fitness’ y ‘Flex’ sobre este importante tema.

El emblemático personaje austriaco y nacionalizado estadounidense reveló en una de sus líneas que la clave para tener músculos plenamente desarrollados estaba en realizar ejercicios completos, realizar movimientos que incluyeran la contratación y la relajación del grupo muscular en acción. En otras palabras, que para tener un cuerpo marcado, tonificado e ideal para el tipo de competencias en las que él participaba es importante respetar las funciones vitales de los músculos, que explicaré brevemente después de la imagen.

✔ Contracción: es el proceso fisiológico en el que los músculos desarrollan tensión y se acortan o estiran (o bien pueden permanecer de la misma longitud) por razón de un previo estímulo de extensión. Estas contracciones pueden ser involuntarias, las que son controladas por el sistema nervioso central, mientras que el cerebro controla las contracciones voluntarias, y la médula espinal controla los reflejos involuntarios.

✔ Relajación: es el momento en que la contracción finaliza. Las diferentes fibras (miosina, actina) entran en su lugar y se encuentran con la aparición de la estría H. La relajación es el resultado del fin del impulso nervioso en la placa neuromuscular. Esta función es tan importante como la contracción a la hora de buscar mayores y mejores resultados. Por último, recuerda una vez más… para tener músculos completos, debo realizar ejercicios completos.

214Shares

Artículos Relacionados