Se terminaron las vacaciones navideñas y es momento de regresar al gym. A algunos se les acabaron desde principios de enero y otros nos tomamos un par de días más para recargar energías y volver renovados.

En lo que si estamos todos iguales es en la intención de regresar al gimnasio para retomar nuestro entrenamiento. Estoy seguro que tú también tienes afán de perder esos ‘kilitos’ que ganaste en diciembre a punta de natilla y buñuelo.

Tenemos claro que es momento de retomar nuestra vida fitness, sin embargo, no está de más saber qué pasa cuando dejamos de ir al gym por un tiempo. ¿Es necesario? ¿Es malo? ¿Se pierde la fuerza? ¿Cuantos días debo descansar? ¿Es más difícil volver a empezar que empezar de cero? Muchas son las preguntas que podemos hacernos al respecto, por ello tendremos en cuenta las recomendaciones de algunos expertos en el tema.

Arranquemos por recordar que un descanso también es necesario para el cuerpo. Es tan importante como el mismo ejercicio. Es más, en repetidas ocasiones hemos dicho que la clave del éxito en el entrenamiento es: un actividad física constante, una alimentación balanceada y un descanso adecuado. Lo importante es no excedernos en el tiempo de descanso, para evitar fuertes dolores y retrocesos en nuestro proceso.

¿Qué pasa si no voy al gym?

Cada cuerpo es diferente, por lo tanto la pérdida de masa muscular no es igual para todos por diversos factores como la condición física, el estilo de vida y la salud en general.

Los expertos advierten que tomar más de dos días puede afectar mentalmente tu motivación, lo que significa que cuantos más entrenamientos te pierdas, más difícil será volver al camino que venías recorriendo.

En cuanto al físico, un estudio de ‘Skidmore College’ descubrió que el metabolismo podría disminuir un 4% si descansas poco más de una semana. Eso es una ganancia de casi 1 kilo en 15 días. «La fuerza muscular se conserva inicialmente, pero después de dos a cuatro semanas, verás perdidas en la fuerza y el tamaño muscular», agrega el doctor Graeme Close.

El mismo estudio indica que los atletas empiezan a perder fuerza muscular después de tres semanas sin entrenar. Pero esta situación puede ser diferente para el aficionado al gimnasio promedio.

Así que, como norma general, se puede estar hasta tres o cuatro semanas sin hacer ejercicio antes de ver afectada tu fuerza.

Otra investigación muestra que la resistencia cardiovascular es fácil de perder y disminuye mucho más rápido que la fuerza muscular. Puedes notar una disminución en tu condición física cardiovascular aproximadamente una o dos semanas después de dejar de hacer cosas como correr o montar en bicicleta.

¿Cómo recuperar la forma física después de las vacaciones?

Por fortuna es fácil regresar a tu vida en el gym. Concéntrate en trabajar grandes grupos musculares con el objetivo de poner tu cuerpo en modo ‘quema de calorías’. Para ello, te puede servir de ayuda ejercicios como las sentadillas y desplantes.

Además, haz rutinas HIIT, así ayudarás a acelerar el ritmo cardíaco y acostumbrarte a la intensidad a la que trabajabas antes de tomarte ese descanso. Es probable que te sientas más débil al principio, pero no te rindas. Será cuestión de días para que recuperes el nivel de exigencia que tenías.

11Shares

Artículos Relacionados