La finalidad y los objetivos del entrenamiento deportivo están relacionados con el logro de los mayores éxitos posibles. La obtención de elevados logros constituye un considerable estimulo para los jóvenes en la actividad deportiva.

Esta aspiración ayuda a superar las dificultades de la preparación moderna, a estudiar con interés las leyes y reglas del entrenamiento, a observar un riguroso régimen higiénico y a luchar por la victoria.

Es importante que los deportistas reconozcan que los logros y las victorias no constituyen un problema particular. Una elevada maestría deportiva, los récords y victorias en las competencias internacionales, sitúan más alta la bandera del deporte soviético y constituyen un gran aporte a la causa del fortalecimiento de la amistad y la paz entre los pueblos.

La aspiración a obtener éxitos deportivos y a implantar récords está íntimamente vinculada al logro de la perfección física. Esta es una de las condiciones de la educación del hombre nuevo, el cual deberá combinar armónicamente la riqueza espiritual, la pureza moral y la perfección física.

La perfección física está dada por un desarrollo físico armónico y multilateral, por la posesión de elevadas cualidades volitivas y hábitos motores diversos y, naturalmente, por una magnifica salud. Esta es la base que garantiza los éxitos en el estudio y el trabajo, conserva, durante muchos años, una gran capacidad de trabajo y una buena salud y posibilita una larga vida.

Además, la perfección física es el fundamento necesario para los entrenamientos especiales, para cumplir sus grandes volumenes y resistir las tensiones en las competencias. A su vez, el entrenamiento especial posibilita el logro de la perfección física.

OBJETIVOS DEL ENTRENAMIENTO DEPORTIVO

La finalidad del deportista de alcanzar los resultados más elevados posibles está orgánicamente vinculada a una tarea estatal: alcanzar una perfección física y con ello prepararse para el trabajo y la defensa de la patría.

Tiene una gran importancia plantear a cada deportista, sea un novato o un campeón mundial, un fin realmente alcanzable. Naturalmente, dicho fin deberá corresponder a las fuerzas y posibilidades de la persona que entrena, así como las condiciones en las que vive.

A la mayoría de los deportistas se le plantea el objetivo de alcanzar resultados deportivos superiores a los obtenidos el año anterior. La excepción la constituyen los casos en que es necesaria una disminución temporal de la técnica, o a la necesidad de prestar una atención especial a la educación de la fuerza o la resistencia, etc.

En el plano de una preparación de muchos años, el objetivo de cada año se plantea teniendo en cuenta la obtención de los mayores éxitos en las competencias más importantes.

Al establecer el nivel del logro propuesto al deportista hay que partir, primordialmente, de sus posibilidades potenciales considerando su edad, sexo y preparación; así como de los niveles contemporaneos de los resultados deportivos, teniendo en cuenta el continuo progreso de los logros del deporte mundial.

Esto significa que, en la actualidad, los objetivos del entrenamiento deportivo que se plantean a los jóvenes son superiores a los propuestos hace unos pocos años.

En todos los planes anuales y perspectivos, tanto para los equipos como para los deportistas individuales, deberán formularse los objetivos en forma exacta y concreta. Es decir, tener en cuenta las marcas, las medallas, los lugares a obtener en la competencia, etc.

Artículos Relacionados