Este viernes 23 de julio se inauguran los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Tras varios meses de espera, por culpa de la pandemia del coronavirus, finalmente se dará inicio al máximo evento deportivo. Un total de 11.025 deportistas de 205 países lucharán en las 339 pruebas en 33 deportes. Y entre ellos estará Laurel Hubbard, la primer atleta transgénero.

La XXXII Edición de la Olimpiada será recordada como una de las más polémicas de la historia. No solamente porque el Comité Olímpico Internacional decidió hacerlos a como dé lugar, sino que también por la participación de esta deportista neozelandesa. No es para menos. Pues se trata de alguien que nació siendo hombre, pero competirá con las mujeres.

Gavin Hubbard, como se llamaba originalmente, participará en la disciplina de levantamiento de pesas, en la categoría más alta (+ 87 kilos). A sus 43 años, Hubbard será la más veterana en la halterofilia de estos Juegos Olímpicos.

A los 35 años completó su conversión de Gavin a Laurel tras terminar un complejo proceso hormonal. Fue seleccionada por su país después de cumplir todos los criterios de elegibilidad establecidos por el COI. A partir de 2015, se permite la participación deportistas en transición al género femenino siempre y cuando sus niveles de testosterona estén por debajo de 10 nanomoles por litro, durante al menos 12 meses antes de la competición.

La noticia de su presencia en Tokio ha creado reacciones de diferente índole, muchas de ellas negativas. Algunas vertidas por compañeras de su propia disciplina.

«Cualquiera que haya entrenado levantamiento de pesas a un alto nivel sabe que esto es cierto. Esta situación en particular es injusta para el deporte y los deportistas. Es una broma de mal gusto», dijo la belga Anna Van Bellinghen, que competirá en su mismo peso.

🏅 MEDALLAS DE LAUREL HUBBARD

Desde que compite en categoría femenina se ha colgado una plata en el Mundial de 2017 y un oro en los Juegos del Pacífico de 2019, en Samoa. Precisamente esa presea levantó un gran revuelo que le está acompañando hasta estos Juegos Olímpicos. Poco antes, en 2015, ya intentaron excluirla de los Jugos de la Mancomunidad.

Cada semana llegan decenas de peticiones de entrevista a su buzón. Todo el mundo quiere hablar con la mujer que ha hecho historia y quiere seguir haciéndolo triunfando en un deporte en el que ha abierto el camino. Más allá de que gane una medalla o no, su actuación dividirá en dos la historia de los Juegos Olímpicos.

Pese a que muchos rechazan su presencia en las justas, Laurel Hubbard sigue concentrada en su objetivo. Se encuentra aislada de la prensa en una burbuja dentro de la burbuja que es la Villa Olímpica de Tokio 2020.

Artículos Relacionados