La vida deportiva de los atletas es demasiado corta. La mayoría debutan a los 20 años y se retiran a los 35. Sin embargo, siempre hay excepciones. Algunos empiezan a competir más jóvenes y otros lo hacen hasta una edad bien avanzada. Un claro ejemplo de lo segundo es Michael Kish, quien es reconocido como el anciano más rápido del mundo.

El estadounidense asombró a muchos de los aficionados que asistieron a los Penn Relays. El atleta, que compitió en categoría de más de 70 años y pertenece al club Shore AC, firmó un tiempo de 13.47 segundos en la prueba del hectómetro, donde se impuso con claridad. La medalla de plata fue para Don Warren, de Philadelphia Masters, con 14.35 segundos.

Lo hecho por Michael Kish hizo recordar la hazaña de Víctor Jaimez-Solorio, quien es reconocido como el niño más rápido del mundo. Este pequeño atleta, que apenas tiene 10 años y pesa 40 kilos, también sorprendió al plantea con su velocidad. El año pasado logró 4.42.97 minutos en la prueba de los 1.500 metros. Eso supone correr el kilómetro a 3.08 minutos.

Artículos Relacionados