‘Ver para creer’ es una de las frases más populares en todo el mundo. Si tú eres una de esas personas que necesitan ver ejemplos para creer que es posible lograr lo que se proponen, tienes que conocer la transformación de Mike Tyson.

El famoso ex-boxeador estadounidense es tendencia por estos días en las redes sociales. Los seguidores del dos veces campeón mundial de los pesos pesados han quedado impactados con sus últimas fotografías. Una imagen de Michael en el gimnasio, a sus 53 años, le ha dado la vuelta al mundo.

En todos los rincones del planeta se está hablando del ‘Nuevo Tyson’. No es para menos. El nacido en Brooklyn, Nueva York, sorprendió a todos con un cuerpo más delgado y musculoso. Un caso bastante parecido al de la cantante Adele, que perdió 70 kilos y transformó por completo su físico. Aunque el deportista redujo en 45 kilos su peso.

Pese a que se trata de dos personas con edades distintas, tienen mucho en común. Los dos han puesto mucho esfuerzo y sacrificio durante los últimos años para obtener estos resultados. Además, ambos tuvieron que cambiar sus hábitos y estilos de vida para cumplir sus objetivos.

TRANSFORMACIÓN FÍSICA DE MIKE TYSON

A diferencia de Adele, Tyson si ha revelado públicamente los detalles de su mejoría física. El rey del boxeo en la década de los 80 confesó primero que la dieta vegana le ayudó a mejorar ostensiblemente su salud; luego reconoció que no es el único motivo por el que luce tan bien; y finalmente dijo cuál fue el costoso tratamiento al que se sometió.

«Tenía presión arterial alta, estaba casi muriéndome y tenía artritis. Convertirme en vegano me ayudó a eliminar todos esos problemas de mi vida. He perdido peso. Ahora he bajado más de 45 kilos y me siento con ganas de cambiar mi vida», reveló ante los medios ‘Kid Dynamite’.

De hecho, sí que se sabe que Mike llegó a dar en la báscula más de 170 kilogramos cuando decidió cambiar su alimentación.

Pero lo último lo ha descubierto el diario ‘The Sun’, que cuenta que Tyson se ha sometido a un tratamiento de células madre por el que ya pasaron Cristiano Ronaldo y Rafael Nadal, entre otros. Según el portal británico, el procedimiento consiste en usar «sangre que se extrae del cordón umbilical de los recién nacidos, de la médula ósea o de la grasa corporal», e inyectársela al paciente.

El mismo ‘Iron Mike’ contó cómo fue: «Cuando sacaron mi sangre, era roja. Cuando la volvieron a introducir, era translúcida. Casi podía ver a través de la sangre, y me la inyectaron. Y desde entonces he estado raro, me siento equilibrado ahora», comentó.

Desde luego, no se trata de un tratamientos sencillo ni barato. Es eficaz para reducir el dolor y la inflamación, para aumentar el flujo sanguíneo y promover el crecimiento de los tejidos. Su precio supera los 5.000 euros y puede llegar a unos 25.000.

Mike Tyson comprueba así que sigue siendo un personaje único e irrepetible. Está a punto de cumplir 54 años y ha ratificado ser un campeón. Esta vez ha derrotado a la obesidad, ha transformado su cuerpo y se ha convertido en la inspiración de millones de personas en todo el mundo.

Artículos Relacionados