Los deportistas, a diferencia de otros grupos de personas, tienen metas fuera de lo común y motivaciones que constantemente amplían y ensanchan los límites de sus funciones anímicas, mentales y musculares. Por eso es tan importante hablar de nutrición deportiva.

Al realizar los duros entrenamientos necesarios para alcanzar estas metas, los sistemas de los deportistas deben ser capaces de operar a niveles cercanos al máximo una y otra vez. Para hacer eso, han de mantenerse en ‘La Zona’.

Los competidores, a menudo, hablan de la Zona como si fuera algún lugar místico, mágico. En realidad, es un estatus hormonal, controlado en ultimo lugar por la dieta. Por lo tanto, para que un atleta sea capaz de funcionar dentro de esta zona, las unidades de funcionamiento bioquímico del cuerpo -las pilas o generadores- deben tener un suministro de todos los materiales esenciales que sean prácticos, sanos, y legales.

La alimentación deportiva es una ciencia mucho más complicada de lo que la mayoría de los deportistas están inclinados a creer; igual que el entrenamiento de velocidad es mucho más complicado que hacer ejercicios y correr en curva.

Evolución de la Nutrición Deportiva

En el pasado, la nutrición deportiva se centraba solamente en los aspectos calóricos de la dieta, como el porcentaje de carbohidratos o grasas que se estimaban apropiados para un deportista. En realidad, el rendimiento depende de respuestas hormonales que están controladas tanto por un suministro adecuado de agua y macronutrientes (proteínas, carbohidratos y grasas) como micronutrientes (vitaminas y minerales).

Dentro del microentorno de la célula, la bioquímica, la biología molecular, la inmunología y la regulación hormonal determinarán en última instancia su máximo rendimiento.

Cada uno de estos factores tiene una importancia vital para cualquier deportista que se tome las cosas en serio. Los macronutrientes y los micronutrientes trabajan juntos, como un equipo bien entrenado. Según nos acercamos al máximo nivel de rendimiento humano, cualquier factor inadecuado se convertirá en la limitación principal.

Es probable que el futuro de la alimentación deportiva se concentre en factores moleculares del entorno de la célula que puedan ser apoyados y mejorados por la dieta.

De estos factores moleculares, el control hormonal, influenciado por la dieta, es el que puede tener el mayor impacto. Su control de la dieta regula a su vez las respuestas hormonales, que pueden mejorar dramáticamente su entrenamiento de velocidad o por el contrario, retardar su progreso potencial.

Igual que hay un porcentaje optimo de entrenamiento en el que su progreso alcanza el máximo, hay unas proporciones hormonales dentro de sus células dentro de las cuales usted maximiza su rendimiento a través de la dieta.

LOS MACRONUTRIENTES

A diferencia del entrenamiento, que se realiza periódicamente, las comidas se dan a lo largo cada día. Cada vez que usted come, comienza una nueva cascada de activación hormonal que dura hasta las siguientes cuatro o seis horas. El equilibrio de macronutrientes (proteínas, hidratos de carbona y grasas) de una comida dicta el tipo de respuesta hormonal que se da en las cuatro a seis horas posteriores a la comida.

Artículos Relacionados