¿Por qué debo Estirar al final del Entrenamiento?

Los estiramientos son quizá la niña fea del entrenamiento. Por eso, mucha gente se los salta. Pero todos los entrenadores pensamos que el tiempo que se gasta en estirar son los minutos mejor invertidos de toda la sesión junto con los del calentamiento.

Una buena elasticidad no sólo va a repercutir en tu salud, sino que también te va a aportar una calidad de vida superior. Después de unas cuantas sesiones bien realizadas notarás que estás mucho más cómodo sentado en distintas posturas o que no tienes que hacer malabarismos para ponerte los calcetines. En resumen, serás mucho más ágil, mucho más libre. Se puede decir que la sensación de adquirir una buena elasticidad es como la de quitarse un traje de neopreno que está continuamente limitando nuestros movimientos. Si además de la salud interesa la parte estética, otra razón de peso para estirar adecuadamente es que un músculo estirado es visualmente mucho más agradable y estilizado que esos músculos de aspecto forzado y apelmazado.

Y si tienes la sensación de que estirar no forma parte del entrenamiento, te equivocas. Al ser estirados, los músculos se contraen por un acto reflejo. Por eso, cuando estés estirando un grupo muscular es imposible relajarlo. Esta contracción es mayor cuanto más intenso es el estiramiento, lo que significa que éste también provoca contracciones isométricas, que en una sesión intensa de elasticidad puede llegar a provocar agujetas. En fin, los estiramientos no reportar más que beneficios:

✔ Te sentirás menos pesado.
✔ Te notarás más ágil y coordinado.
✔ Tendrás menos riesgo de lesiones.
✔ Tus movimientos serán más amplios y elegantes.
✔ Tus músculos se alargarán, con lo que tus miembros tendrán un aspecto más esbelto y espigado.

Que los estiramientos sientan bien es una obviedad. Y la prueba es el auge de que disfrutan actividades como el yoga o el pilates, basadas sobre todo en ejercicios de elasticidad.

😉 La Forma Correcta De Estirar

El procedimiento correcto para estirar tus músculos es el siguiente:

1. Siempre en caliente, ve estirando la musculatura implicada poco a poco.

2. Cuando llegues al punto donde la sensación esté a punto de ser dolor, pero sin serlo, aguanta 15 segundos.

3. Destensa también con progresión suave.

Y ya está. Sólo te queda repetir esta operación dos veces por cada grupo muscular. Los grupos musculares que te conviene estirar son los más grandes e importantes:

✔ Pectoral.
✔ Dorsal.
✔ Cuádriceps.
✔ Femorales.
✔ Gemelos.
✔ Abductores.

Con esto es más que suficiente. Y si en lugar de estirar por tu cuenta prefieres meterte en una clase de yoga o pilates, mejor que mejor. Cuantas más actividades pruebas más posibilidades tienes de encontrar la que más te guste.

Artículos Relacionados