La rapidez a alta velocidad es su habilidad para ajustarse rápidamente al movimiento de su oponente. A los entrenadores les gustaría tener deportistas con velocidad y rapidez fuera de serie.

Sin embargo, muchos deportistas que no tienen las velocidades de esprint más altas son capaces de compensar sus carencias porque tiene un buen control de juego. Cuando estos deportistas se encuentran a una distancia razonable de la acción, su rapidez a alta velocidad entra en juego y les permite cumplir su misión.

El fútbol y el baloncesto «uno contra uno» son dos excelentes entrenamientos cruzados que le permitirán desarrollar su rapidez a alta velocidad para cualquier deporte. Seleccione situaciones de juego en su deporte y aplique el mismo concepto marcando a su oponente tan cerca como le sea posible.

Máxima Velocidad de Juego

Es su capacidad para correr deprisa en su deporte. Existen varios tests que le dan la información necesaria para valorar su potencial de máxima velocidad de juego e identificar y corregir sus debilidades.

La OFAS ha analizado más de 40 partidos de fútbol americano universitario y de la NFL. Este paquete de software altamente sofisticado, unido con presentaciones gráficas por ordenador, encontró que todos los jugadores, sin importar la posición en que jugaran, tenían unas velocidades medias de juego muy por debajo de sus velocidades máximas de esprint.

El estudio de estos resultados revela que la velocidad no es un factor limitador para jugar al fútbol americano. Sin embargo, esta cualidad es muy importante; trabaje a fondo su rapidez en el juego y obtendrá inmejorables resultados.

Potencia mantenida como base de resistencia

Muchos atletas han vencido en competiciones únicamente por su capacidad para perseverar. Por lo tanto, la resistencia debe tener un lugar muy importante en su programa de entrenamiento. Idealmente, éste deberá tener previsto el desarrollo de unos niveles aceptables de forma física, previa a la temporada de su deporte.

El correcto acondicionamiento aeróbico es un recurso necesario para la competición. La cuestión es cuánto es el adecuado. Si su deporte es continuo, con rachas de velocidad y poco tiempo de recuperación, proceden niveles altos de acondicionamiento aerobio. Su evaluación del deporte determinará qué niveles necesita alcanzar.

Sin embargo, la mayoría de los deportes no son puramente aeróbicos. De hecho, la mayoría son anaeróbicos. Ademas, algunos investigadores han señalado una influencia negativa de los programas de ejercicios muy aeróbicos sobre a explosividad.

6Shares

Artículos Relacionados