Los trucos mentales son esas señales inconscientes con las que engañamos al cerebro. Los usamos para convencer a nuestro cuerpo de que es capaz de lograr cualquier cosa. Por eso son tan importantes en el mundo del entrenamiento, especialmente para las personas que apenas están comenzando.

Ya sabemos que para tener el cuerpo soñado hay tres pilares fundamentales: entrenar constantemente, comer saludable y dormir bien. Sin embargo, para poder cumplir con estas exigencias necesitamos de una fuerza interior que nos mantenga motivados y firmes en la causa.

Es normal que en algún momento de nuestras vidas cuestionemos lo que estamos haciendo y nos preguntemos: ¿Cómo llegué hasta aquí? ¿Por qué me dejé crecer tanto la panza? ¿Por qué nunca hice ejercicio? Si estás pasando por esta etapa de reflexión ten en cuenta los siguientes trucos mentales para que puedas tener el cuerpo que sueñas.

TRUCOS MENTALES PARA EL ENTRENAMIENTO

1. Haz Una Evaluación

Comienza con un análisis mental. Repasa la película donde puedas ver en qué momento empezaste a perder condición física, fuerza y la vitalidad que tenías. Cómo lograrás cambiar tu cuerpo si no reconoces o no sabes en qué condición estás.

Muchos hombres no aceptan que tienen sobrepeso, incluso obesidad. Entre más rápido seas consciente de cómo estás tendrás un punto real de partida.

2. Sé Realista

Ya que conoces tus puntos débiles y tus fortalezas, acepta las cosas que no puedes cambiar, por ejemplo el tiempo que perdiste, las veces que abandonaste tu rutina de gimnasio por darle prioridad a tu trabajo o a otros compromisos. El tiempo simplemente ya paso, déjalo atrás y sigue adelante.

3. Visualiza Tus Objetivos

Una vez que sabes en qué punto estás, puedes empezar a pensar en lo que exactamente quieres lograr y cambiar. El poder de la visualización se ha popularizado, especialmente en los deportistas.

Así como a ellos se les pide que visualicen su desempeño, tú también puedes empezar a ver en tu mente qué es lo que vas a hacer y cómo. Visualiza y empezarás a sentirte bien.

4. Ejecuta

Todo lo que evaluaste, aceptaste y visualizaste te llevará sin duda a moverte. Así que hazlo, ejecuta tu plan y no te detengas.

Empieza con una rutina fácil, con una dieta poco restrictiva. Pronto encontrarás ese amor por el fitness y la comida saludable. Di no a las frituras, no al sedentarismo y empieza a lograr cambios positivos.

Dicen que sólo las personas que creen que es posible alcanzar una meta, son capaces de lograrla. Es fácil hacer las cosas en automático y no pensar, pero vale la pena empezar a evaluar, aceptar y visualizar siempre nuestra meta.

Artículos Relacionados