Existen varios tipos de alineación en plomada defectuosa. Uno es cuando el peso del cuerpo llevado hacia delante sobre las almohadillas de los pies. Los individuos que se colocan de esta manera habitualmente pueden presentar tirantez de la parte anterior del pie con callos en las almohadillas del pie y debajo del dedo gordo.

Pueden estar indicados los apoyos del arco metatarsiano con corrección de toda la alineación. La articulación del tobillo está en ligera dorsiflexión debido a la inclinación hacia delante de la pierna.

Los músculos posteriores del tronco y extremidades inferiores tienden a mantenerse en un estado de constante contracción; la alineación debe corregirse para conseguir la relajación efectiva de estos músculos. Este tipo de defecto de la alineación se ve más frecuentemente en individuos altos y delgados.

Otro tipo de alineación en plomada defectuosa puede presentarse con una desviación posterior marcada de la parte superior del tronco y cabeza. Las rodillas y la pelvis están desplazadas hacia delante para equilibrar el empuje posterior de la parte superior del cuerpo.

Una tercera puede tener una rotación hacia la izquierda del cuerpo desde los tobillos a la región cervical. La desviación del cuerpo de la línea de plomada aparece diferente desde el lado derecho o izquierdo en los sujetos que padecen dicha rotación.

El cuerpo está por delante de la línea de plomada visto desde la derecha, pero desde la izquierda puede presentar bastante buena alineación. Desde los dos lados, la cabeza aparecería hacia delante.

Postura de espalda desviada (alineación en plomada)

La pelvis y el extremo proximal de los muslos se desvían hacia delante en relación a los pies, los cuales se mantienen estacionarios. Esto produce hiperextensión de la articulación de la cadera de la misma manera que se extiende la pierna hacia atrás cuando la pelvis está fija. La pelvis se inclina posteriormente. No se aumenta la curva anterior de la columna lumbar y por tanto no hay lordosis.

La larga curva de la región dorsolumbar debida a la desviación de la parte superior del tronco está referida a veces erróneamente a la lordosis en este tipo de postura. El término «espalda desviada» se aplica más apropiadamente a este tipo de postura.

Esta posición extiende los ligamentos anteriores de las articulación de la cadera, a los músculos flexores de la cadera monoarticulares y a los músculos oblicuos externos abdominales. Estos grupos musculares generalmente presentan elongación-debilidad.

Los músculos de la parte inferior de la espalda y los poplíteos probablemente son fuertes y algo cortos. En la parte superior del tronco prevalecen las condiciones opuestas. Los músculos de la espalda superior demuestran elongación y debilidad y los abdominales «superiores» son fuertes. Las características son:

– Cabeza: Hacia delante.

– Columna cervical: Ligeramente extendida.

– Columna dorsal: Flexión aumentada (gran cifosis) con desplazamiento posterior de la parte superior del tronco.

– Columnas lumbar: Flexión aumentada con aplanamiento del área lumbar.

– Pelvis: Inclinación posterior.

– Cadera: Hiperextendida.

– Rodilla: Hiperextendida.

– Tobillo: Neutra. La hiperextensión de la rodilla generalmente produce la flexión plantar del tobillo, pero no ocurre aquí debido a la desviación anterior de la pelvis y los muslos.

Postura de espalda aplanada

Los hallazgos musculares en este tipo de postura de espalda aplanada son menos constantes que en otros tipos. El hallazgo más constante es la tirantez de los músculos poplíteos, los cuales empujan la pelvis hacia una inclinación posterior, y la debilidad de los flexores de la cadera.

Los músculos de la espalda pueden ser muy fuertes e inflexibles a pesar de que estén en posición de ligera elongación. Los músculos abdominales pueden o no ser fuertes. Puede encontrarse una ligera flexión de la rodilla en esta postura debido a la tirantez de los músculos poplíteos. Las características son:

– Cabeza: Hacia delante.

– Columna cervical: Ligeramente extendida.

– Columna dorsal: Parte superior en flexión aumentada, parte inferior recta.

– Columnas lumbar: Flexionada (recta).

– Pelvis: Inclinación posterior.

– Cadera: Extendidas.

– Rodilla: Extendidas.

– Tobillo: En ligera flexión plantar.

Artículos Relacionados