Para saber si nuestro cuerpo está en la alineación ideal debemos considerar diferentes planos. Es decir, no es lo mismo analizarlo de frente que de lado. Por ello, dependiendo de la vista, la postura tiene ciertas características específicas.

En la vista lateral, los músculos anteriores y posteriores unidos a la pelvis la mantienen en alineación correcta. Anteriormente, los músculos abdominales empujan hacia arriba y los flexores de la cadera empujan hacia abajo.

Así, los músculos anteriores abdominales y los extensores de la cadera trabajan juntos para empujar la pelvis hacia atrás; los músculos de la parte inferior de la espalda y los flexores de la cadera trabajan juntos para inclinar la pelvis hacia delante.

ALINEACIÓN IDEAL SEGMENTARIA

– Cabeza: Posición neutra, ni inclinada hacia delante ni hacia atrás.

– Columna cervical: Curva normal, ligeramente convexa hacia delante.

– Escápula: Aplanada contra la parte superior de la espalda.

– Columna dorsal: Curva normal, ligeramente convexa hacia atrás.

– Columna lumbar: Curva normal, ligeramente convexa hacia delante.

– Pelvis: Posición neutra, las espinas superiores en el mismo plano vertical que la sínfisis del pubis.

– Cadera: Posición neutra, ni flexionadas ni extendidas.

– Rodillas: Posición neutra, ni flexionadas ni hiperextendidas.

– Tobillo: Posición neutra, pierna vertical y en ángulo recto con la planta del pie.

POSTURA CIFO-LORDÓTICA

En una postura cifo-lordótica con la cabeza hacia delante, existe generalmente debilidad de los músculos anteriores del cuello y espalda superior y en los músculos de la parte inferior del abdomen. Frecuentemente, está presente retracción muscular de los flexores de la cadera y puede o no estar presente en la parte inferior de la espalda.

Tanto la postura lordótica en bipedestación como sentado colocan a los flexores de la cadera monoarticulares en posición acortada. Sin embargo, sentado se permite que los músculos de la parte inferior de la espalda se elonguen al aplanarse la espalda.

Indudablemente, esta combinación de circunstancias tiene una combinación con el hecho de que la retracción de los músculos de la parte inferior de la espalda es menos predominante que la retracción de los flexores de la cadera con esta postura.

– Cabeza: Hacia delante.

– Columna cervical: Hiperextendida.

– Escápula: En abducción.

– Columna dorsal: Flexión aumentada (cifosis).

– Columna lumbar: Hiperextendida (lordosis).

– Pelvis: Inclinada hacia delante.

– Cadera: Flexionada.

– Rodillas: Ligeramente hiperextendidas.

– Tobillo: Ligera flexión plantar debida a la inclinación hacia atrás de la pierna.

POSTURA «TIPO MILITAR»

En esta postura, el pecho está elevado y la pelvis está inclinada hacia delante colocando a los rectos abdominales en una posición algo elongada. Los músculos de la parte inferior de la espalda y los flexores de la cadera están posición acortada.

Debido a la inclinación anterior, los músculos poplíteos están en una posición ligeramente más larga que en la alineación ideal.

– Cabeza: Ligera inclinación posterior.

– Columna cervical: Curva normal, ligeramente anterior.

– Columna dorsal: Curva normal, ligeramente posterior.

– La columna lumbar: Hiperextendida (lordosis).

– Pelvis: Inclinación anterior.

– Rodillas: Ligeramente hiperextendidas.

– Tobillo: Ligeramente en flexión plantar.

LORDOSIS

Cuando la persona presenta una marcada inclinación anterior de la pelvis y una curva bastante convexa hacia delante en el área lumbosacra, es un tipo de lordosis que está a menudo asociado con marcada retracción de los músculos iliopsoas (flexores de la cadera). Existe una ligera rotación izquierda de la pelvis y tronco.







Posición anatómica, planos y ejes del cuerpo humano


Cuando se tiene una alta y marcada lordosis, la columna lumbar está inclinada hacia delante hasta el nivel de alrededor de la segunda vértebra lumbar. Por encima de este nivel existe una desviación hacia atrás aguda. Este tipo postural sugiere debilidad de los músculos anteriores del abdomen y retracción de los flexores de la cadera.

Además, puede presentarse una desviación hacia delante de la línea de plomada que compone el problema de desequilibrio muscular asociado con los defectos segmentarios de la alineación y produce tirantez de la parte anterior del pie.

Artículos Relacionados