Para saber si nuestro cuerpo está en la alineación ideal debemos considerar diferentes planos. Es decir, no es lo mismo analizarlo de frente que de lado. Por ello, dependiendo de la vista, la postura tiene ciertas características específicas.

Por ejemplo, en la vista lateral, los músculos anteriores y posteriores unidos a la pelvis la mantienen en alineación correcta. Esta condición se mantiene también en la vista posterior, aunque se deben tener en cuenta otras características como estas:

– Cabeza: Posición neutra, ni inclinada ni rotada.

– Columna cervical: Recta.

– Hombros: A nivel, ni elevados ni deprimidos.

– Escápulas: Posición neutra, bordes internos esencialmente paralelos y separados alrededor de siete u ocho centímetros.

– Columnas dorsal y lumbar: Rectas.

– Pelvis: A nivel, ambas espinas posterosuperiores en el mismo plano transverso.

– Cadera: Posición neutra, ni en abducción ni en aducción.

– Extremidades inferiores: Rectas, ni arqueadas ni en valgo.

– Pies: Paralelos o con ligera desviación hacia fuera de las puntas. Maléolo externo y margen externo de la planta del pie en el mismo plano vertical, con lo que el pie no está ni en pronación ni en supinación.

Lateralmente, los siguientes músculos trabajan juntos estabilizando el tronco, pelvis y extremidades inferiores:

– Flexores laterales derechos del tronco.
– Aductores derechos de la cadera.
– Abductores izquierdos de la cadera.
– Tibial posterior derecho.
– Flexor largo del dedo gordo derecho.
– Flexor largo de los dedos derechos.
– Peroneo largo y corto izquierdos.

– Flexores laterales del tronco izquierdos.
– Aductores de la cadera izquierdos.
– Abductores de la cadera derechos.
– Tibial posterior izquierdo.
– Flexor largo del dedo gordo izquierdo.
– Flexor largo de los dedos izquierdos.
– Peroneo largo y corto derechos.

ALINEACIÓN DEFECTUOSA DEL CUERPO

– Cabeza: Erecta, ni inclinada ni rotada.

– Columna cervical: recta.

– Hombros: El derecho hacia abajo.

– Escápulas: En aducción y la derecha ligeramente deprimida.

– Columnas dorsal y lumbar: Curva dorsolumbar convexa hacia la izquierda.

– Pelvis: Inclinación lateral, alta en la derecha.

– Cadera: La derecha en aducción y en ligera rotación interna, la izquierda en abducción.

– Extremidades inferiores: Rectas, ni arqueadas ni en valgo.

– Pies: En ligera pronación en virtud de la desviación del cuerpo.

Con una desviación de la pelvis hacia la derecha y una inclinación lateral hacia la izquierda, la cadera derecha está en aducción y la posición se refiere como «aducción postural» de la pierna derecha. En este tipo de postura, el glúteo mediano derecho es más débil que el izquierdo.

La pierna izquierda está en posición de «abducción postural» y el grupo abductor de la cadera izquierdo, especialmente la fascia lata, está a menudo algo tirante. Esta posición de la cadera derecha se parece al signo o porte de Trendelenburg.

Los músculos derechos laterales del tronco, los abductores izquierdos de la cadera, aductores derechos de la cadera, peroneos largo y corto izquierdos y los inversores derechos están en posición retraída y generalmente son fuertes.

Los músculos laterales izquierdos del tronco, abductores derechos de la cadera, aductores izquierdos de la cadera, peroneos largo y corto derechos, flexor largo del dedo gordo izquierdo y flexor largo de los dedos izquierdos están en una cierta posición alargada y tienden a presentar una ligera debilidad.

Con las escápulas en aducción y elevadas, los músculos romboides están en posición retraída. Los flexores izquierdos del tronco, abductores derechos de la cadera y los aductores izquierdos de la cadera están también en posición acortada y tienden a ser fuertes.

Artículos Relacionados