Se llama preparación técnica al modo de realización del ejercicio físico. El conjunto de movimientos secuenciales y simultáneos de los cuales está formado cualquier ejercicio, en virtud de la suma de acciones que se realizan durante un prolongado período de tiempo.

Para el logro de los mejores resultados en el deporte se requiere una técnica perfeccionada. Es decir, el modo más racional y efectivo posible de realización de ejercicios. En el proceso de la enseñanza se modifica el nivel de dominio de la técnica, que va desde la técnica elemental y simplificada de los novatos, hasta el elevado arte técnico de los maestros.

A veces la preparación técnica deportiva se entiende de forma simple, sólo como forma de movimiento. Sin embargo, la forma siempre se encuentra orgánica e indisolublemente ligada al contenido. Por esta razón cualquier movimiento debe contemplarse teniendo en cuenta la forma del movimiento y su contenido.

La forma o el cuadro exterior de movimiento y acciones se expresa en determinados desplazamientos interrelacionados y dirigidos que realiza el deportista, en las posiciones y traslaciones de los brazos, piernas, la cabeza y el tronco. El cuadro exterior del movimiento se caracteriza por su amplitud, velocidad, ritmo y por una determinada estructura.

El contenido del ejercicio se caracteriza, ante todo, por la finalidad de la acción; por una determinada actividad del sistema nervioso central; por esfuerzos volitivos, por la tensión y relajación de los músculos; y por la capacidad para utilizar su elasticidad, fuerza de gravedad e inercia.

En la práctica, frecuentemente, se considera que sólo puede enseñarse la forma del movimiento; y que, el dominio de la forma, por sí mismo enseñará a los practicantes a desplegar sus esfuerzos, relajar los músculos.

PRINCIPIOS DE LA PREPARACIÓN TÉCNICA

Naturalmente, al aprender la forma del movimiento el deportista despliega su fuerza y rapidez, utiliza la elasticidad de sus músculos, pero todo de forma insuficiente para dominar la técnica moderna. Es por ello necesario enseñar a los deportistas, especialmente, a manifestar sus esfuerzos volitivos y musculares; a realizar los movimientos con rapidez; a relajar a tiempo los músculos.

La técnica de los ejercicios deportivos debe ser examinada a la luz de la unidad entre contenido y forma, como una actividad total del hombre, como la coordinación de su actividad física y psíquica en determinadas condiciones del medio exterior.

La técnica deportiva es la realización consciente y orientada de los movimientos y acciones del deportista. Éstos van dirigidos a la consecución de un determinado efecto en los ejercicios, relacionados con el despliegue de esfuerzos volitivos y musculares; con la observancia de un determinado ritmo; y con la utilización y superación de las condiciones del medio exterior.

La preparación técnica moderna, sin embargo, no siempre es accesible al deportista, debido a que no dispone de la suficiente preparación. Es por ello que los novatos se ven obligados a estudiar técnicas elementales, simplificadas y que estén al alcance de sus fuerzas.

En este caso es importante que la técnica elemental sea de tal forma que su simplificación no altere el fundamento motor de la misma. Este procedimiento es, precisamente, el que permite pasar de una manera, a una técnica más compleja y perfeccionada en la realización de los ejercicios.

No hay duda de que la técnica deportiva moderna seguirá perfeccionándose. La base del progreso se encuentra en la curiosidad del pensamiento de entrenadores y deportistas y en los resultados de las investigaciones científicas.

Artículos Relacionados