El aprendizaje significativo en educación física es aquel que estimula una necesidad en los alumnos y se incorpora a las estructuras de conocimiento que éstos ya poseen. Esto implica un tratamiento concreto de:

– Los alumnos.
– La acción del profesor.
– Los contenidos.
– Los objetivos.
– Las actividades enseñanza y aprendizaje.
– Las tareas motrices.
– Intervención didáctica.
– La evaluación.
– Los recursos y materiales didácticos
.

Los alumnos son los protagonistas principales del proceso de enseñanza y aprendizaje en general y, en este caso, de las habilidades y destrezas motrices básicas. Todas las acciones didácticas se encaminan hacia la consecución por parte de éstos de un amplio y variado conjunto de formas culturales aceptadas y necesarias para formar parte y moverse en la sociedad en la que viven.

Se hace patente la necesidad de que el profesor conozca cómo son sus alumnos en todos los aspectos posibles. Será necesario, por tanto, determinar ese punto de partida.

En el caso del aprendizaje de habilidades y destrezas motrices, aquellas se concretan en dos grandes apartados: el primero hace referencia a aquellos aspectos fisiológicos y de desarrollo que tendrán una incidencia especial en el nuevo proceso de aprendizaje; y, el segundo, a todos aquellos aspectos de tipo psicológico que delimitarán las acciones que hay que realizar y la metodología que hay que utilizar.

Con respecto a los aspectos fisiológicos y de desarrollo hemos de tener presente cualquier patología que incida sobre el aprendizaje y que aconseje un tratamiento diverso al resto de sus compañeros. En segundo lugar hemos de considerar el nivel de desarrollo y maduración así como las diferencias posibles entre la edad cronológica y la biológica.

Papel de los Alumnos en el Aprendizaje Significativo

Las estructuras de acogida por lo que se refiere a los aspectos psicopedagógicos se centran en los conocimientos que los alumnos ya poseen y el nivel de los mismos; en las ideas previas; es decir, en aquello que el alumno puede saber sobre los nuevos contenidos motivo de aprendizaje, pero que no tendría que saber y que en todo caso lo ha adquirido a través de un aprendizaje latente o de otro tipo, aunque de manera no intencionada.

Y, por último, los aspectos relacionados con el nivel de motivación y de aspiraciones con que se van a abordar los nuevos aprendizajes.

Finalmente, hemos de considerar que cada alumno tiene un estilo personal de aprender y que hemos de procurar que desarrollen estrategias personales de aprendizaje frente a la simple acumulación mecánica de los mismos. La estructura de acogida en los alumnos como base y punto de partida para el aprendizaje significativo:

– Aprendizajes previos:

* ¿Qué ha aprendido? -> Transferencia.
* ¿Cuándo lo ha aprendido? -> Retención (memoria).
* ¿Cómo lo ha aprendido? -> Estilo personal.
* ¿Por qué? -> Motivación.

– Ideas previas.
– Nivel de motivación.
– Expectativas frente al nuevo aprendizaje.
– Nivel de desarrollo y maduración (edad cronológica y biológica)
.

Artículos Relacionados