Una de las principales razones por las que las personas ingresan al gimnasio o inician un plan de entrenamiento tiene que ver con la obsesión de tener un abdomen plano.

La sociedad nos ha vendido la idea que no hay cosa más sexys que tener los abdominales marcados. Sin embargo, conseguir que se vean como queremos no es tan fácil como muchos creen, ni tan difícil como otros piensan.

La verdadera clave pasa por cambiar nuestro estilo de vida e implementar ciertos hábitos que nos permitirán quemar la grasa acumulada en esta zona del cuerpo. Además, es muy importante elegir bien los ejercicios que debes realizar para tener el abdomen el que tanto sueñas.

El entrenamiento es parte fundamental a la hora de obtener los resultados deseados, pero teniendo siempre en cuenta que estos músculos se marcan en la cocina y en la mesa, y no en el gimnasio como la mayoría piensan. A continuación te comparto los 5 mandamientos de un abdomen plano y marcado.

1. Eliminarás la grasa

Es lo que más nos cuesta a todos. No vale con hacerse 1.000 repeticiones, ya que, si tenemos grasa acumulada en el abdomen, los abdominales nunca se verán. Para conseguirlo, debemos instaurar en nuestra rutina ejercicios cardiovasculares de alta intensidad.

2. Entrenarás el abdomen 3 o 4 veces por semana

No importa qué músculo sea, si lo trabajas los 7 días, se satura. Con los abdominales pasa lo mismo. Lo mejor que puedes hacer es crear una rutina de ejercicios repartidos en 3 o 4 días, máximo.

De esta manera, el músculo descansa y vuelve con más fuerza al siguiente día. Por cierto, nunca entrenes solo el «six pack», entrena a la par otros músculos para seguir quemando grasa.

3. No te rendirás

La grasa en el abdomen es la primera en llegar y la última en irse. Más o menos como tú en las fiestas. Por ello, lucha, pero lucha diariamente por quemar esa grasa que sobra. Ejercicios de cardio de alta intensidad, dieta y entrenamiento de fuerza.

4. Agregarás dificultad a tu entrenamiento

El cuerpo, pasado un tiempo, se acostumbra a los ejercicios que haces, y dejan de trabajar a la misma intensidad. Por ello, debes añadir dificultad. En otras palabras, añade intensidad, peso o cambia de ejercicio.

5. No harás siempre los mismos ejercicios

Tenemos hasta 4 zonas de abdominales diferentes. Centrales, superiores, inferiores y laterales. Si te empecinas en subir y bajar el torso como hace la mayoría de la gente, nunca tendrás unos abdominales compensados. Debes ejercitar todas y casa una de las partes del abdomen. Intensidad y variación.

49Shares

Artículos Relacionados