El aislamiento obligatorio por el coronavirus tiene varios efectos colaterales. Si bien es cierto que hasta ahora es la única forma con la que podemos salvar vidas, está claro que genera otros problemas en la humanidad. Uno de los que más nos preocupa es perder la masa muscular rápidamente.

A menos de que tú seas el dueño o vivas en un gimnasio, estos días de confinamiento afectan nuestros avances corporales. Entrenar en casa es una muy buena manera de mantenernos en forma, pero no es suficiente para conservar las ganancias que conseguimos en el gym. Y mucho menos cuando ya llevamos más de dos meses encerrados en cuarentena.

Obviamente nadie se va a morir por perder en poco tiempo la masa muscular que había ganado en años de entrenamiento, pero este factor puede generar una desmotivación en las personas que puede terminar en una depresión severa. Aunque suene exagerado es verdad. El COVID-19 ha golpeado fuertemente a los seres humanos tanto externa como internamente.

Todas estas afectaciones psicológicas ayudan a que el problema sea aún mayor. Podrías tener tiempo y entrenar hasta el doble de horas, pero sólo sientes un retroceso. Si tú también has visto afectados tus progresos musculares es momento de hacer algo al respecto.

¿EN CUÁNTO TIEMPO SE PIERDE LA MASA MUSCULAR SIN ENTRENAR?

El reconocido entrenador Antonio Suaste, coach certificado por la Asociación Mexicana de Educación Deportiva, le explicó a la revista Men’s Health por qué pasa eso. Además, el experto dejó muy claro cuáles son las consecuencias de dejar de entrenar y cómo podemos evitar que todo lo habíamos conseguido se vaya al piso.

Expertos en atletismo aseguran que el porcentaje de ganancia muscular que se pierde en una semana al dejar de ejercitarse es de 10%; en tres semanas de 50%; y dos meses después, la pérdida es de 100%.

Si por alguna razón abandonas temporalmente la actividad física, tu cuerpo no perderá tan rápido la ganancia o definición muscular si cuidas lo que comes. El 85% de las personas que desertan en el gym también suelen descuidar su alimentación, y es aquí donde el sedentarismo, la obesidad, el sobrepeso y la flacidez hacen de las suyas.

Si pusiste en pausa tus entrenamientos, no te desanimes, recuerda que nunca es tarde para retomarlos. Solo mantén tu estilo de vida saludable para no echar por la borda meses y hasta años de entrenamiento continuo.

Si dejaste por completo tu rutina, reanuda de forma progresiva los entrenamientos para evitar lesiones. Lo ideal es que aproveches la cuarentena para hacer ejercicio.

Artículos Relacionados