Una de las principales razones por las que las personas ingresan al gimnasio o inician un plan de entrenamiento tiene que ver con la obsesión por el famoso six pack.

La sociedad nos ha vendido la idea que no hay muchas cosas más sexys que tener un abdomen marcado. Sin embargo, conseguir que se vea rayado tu estomago no debe ser la prioridad en tu entrenamiento.

La fuerza del core es un gran activo para la salud en general y definitivamente vale la pena querer llegar a eso pero, ¿puedes tener un buen core, ser un ejemplo de buena salud y sobre todo, ser feliz sin un six pack? Absolutamente.

Consciente de ello, la revista Men’s Health ha dado conocer cuatro razones por las que tener un six pack está sobrevalorado, todo para que puedas relajarte y disfrutar de tu cuerpo, cualquiera que sea y sobretodo cualquiera que sea tu objetivo en el gimnasio.

Mantiene escondido

Puedes sentirte orgulloso de tener abdominales de acero, pero si la vanidad es tu motivador, entonces deberás de centrar tu entrenamiento en grupos musculares que sean visibles para otros.

Ponte a hacer algunos ejercicios de pierna, pecho o saca unos buenos aumentos de pantorrilla lo antes posible, porque estos son los grupos musculares que estarán en exhibición la mayoría del tiempo. Para que te vean el abdomen marcado tendrás que andar sin camiseta y no creo que andes por las calles así.

Tener six pack no significa fuerza

Hafþór Júlíus Björnsson, también conocido como el hombre más fuerte de la Tierra, no tiene un simple cuadrito a la vista y la está rompiendo en el mundo.

A los 29 años de edad y con un peso de 200 kg, el campeón reclamó su título a principios de este año al ganar Overhead Press y Loading Race en el evento final de la competencia The World’s Strongest Man. La fuerza no requiere un abdomen marcado y si alguna vez necesitas un póster para demostrárselo a alguien, Björnsson es tu hombre.

No es tu verdadero objetivo

Antes de hacer de los abdominales una prioridad, piensa en tus objetivos de acondicionamiento físico. Aparte de levantarse de la cama por la mañana, hay muy pocos movimientos funcionales que requieran un movimiento de abdominales en forma aislada.

Nuevamente, no estamos descontando los beneficios de un core fuerte en estos esfuerzos, pero ¿alguna vez has visto a un atleta escalar una cuerda con su estómago? ¡No! Trabaja en movimientos que te acercan a tus objetivos funcionales, no a la vanidad.

Mucha dieta y entrenamiento

Si entrenas duro, comes bien y te mueves a menudo, lo más probable es que tu six pack se revele a su debido tiempo, especialmente si tienes un déficit de calorías.

Del mismo modo, reducir tu porcentaje de grasa corporal a menos del 12 por ciento debería producir abdominales visibles, un subproducto de entrenamientos de alta intensidad y una dieta restringida en calorías. La pregunta que debes hacer es: ¿vale la pena tanto sacrificio?

26Shares

Artículos Relacionados