Las técnicas de respiración de combate colocan mente y cuerpo en estado de armonía para producir algunas asombrosas proezas en el terreno de juego. Estas técnicas están basadas en el conocimiento de que todos los sistemas corporales funcionan de manera conjunta.

Los deportistas aprenden a aplicar las leyes de los flujos de aire en el sistema respiratorio para conseguir la máxima protección y salida de potencia mediante la absorción y emisión de energía en una variedad de situaciones diferentes de juego. Ya que de toda forma de rendimiento humano requiere el uso de energía, la respiración de combate es válida para todos los deportes.

Este tipo de respiración fue desarrollada por el doctor Rod Sackarnowski, Maestro de Juko-Kai, para servir como fundamento en la instrucción de las artes marciales. Muchos deportistas y entrenadores creen que la respiración de combate es aplicable a prácticamente todo deporte o forma de actuación humana.

Este tipo de respiración es especialmente útil en deportes que enfatizan el contacto, tales como fútbol americano, baloncesto, fútbol o rugby, por señalar unos pocos.

Durante la era de Tom Landry, las sesiones de respiración de combate de los Dallas Cowboys ayudaron a los jugadores a descargar mas energía sobre el objetivo, recibir y absorber mas energía en los contactos, evitar heridas y lesiones y disminuir la incomodidad usualmente asociada a fuerzas de impacto de alta velocidad.

Respiración para las lesiones

El potencial para prevenir o minimizar lesiones en los tejidos mediante el uso de la respiración de combate es excitante. El tronco, por ejemplo, sirve como encrucijada para la transferencia de energía en todo movimiento humano. Las fuerzas pueden trasladarse desde las extremidades inferiores a las superiores y viceversa.

La espalda, por tal motivo, es un lugar común de lesión y una fuente importante de dolor, molestias e incapacidades. Los estudios muestran que una espalda saludable resiste fuerzas de compresión de 450 a 700 kg cuando se realizan tareas cotidianas. Los levantamiento de peso máximo pueden producir fuerzas de compresión en los rangos de 900 kg.

Imagine las fuerzas implicadas en las colisiones de muchos jugadores moviéndose rápidamente. Los deportistas actuales, que son más grandes, más fuertes y más rápidos que los competidores del pasado, pueden generar fuerzas tremendas que se halla en, o cerca de, los limites de la tolerancia humana.

Estudios que utilizaron jugadores del Dallas Cowboys como sujetos mostraron que éstos liberaban fuerzas de impacto de más de 900 kg cuando golpeaban los sacos de bloqueo. Para permanecer libres de lesión, los jugadores deberían dominar la ciencia de la transferencia de energía, una técnica que se aplica a través de la respiración de combate.

Ésta ayuda a controlar los recursos globales del organismo, lo que hace posible soportar las fuerzas de una salida rápida, una parada rápida, o los cientos de kilos de fuerza que pueden ser generados por jugadores chocando unos con otros.

La liberación de la presión de aire de la cavidad pectoral a través de la boca ayuda a controlar con precisión la fuerza emitida por tal impacto.

36Shares

Artículos Relacionados