Mike Tyson es uno de los mejores y más polémicos boxeadores de todos los tiempos. Ganó dos veces el título mundial de los pesos pesados y es el boxeador más joven de la historia en conseguir un título mundial de los pesos pesados (con 20 años, 4 meses y 22 días). Dominó los cuadriláteros a su antojo durante la década de los 80, pero los problemas en su vida privada frenaron su carrera.

En 1992 fue condenado a 10 años de prisión por violar a una mujer, en 1997 fue suspendido durante 12 meses por morder la oreja de su oponente durante un combate y en 2003 se declaró en bancarrota, después de haber ganado alrededor de 300 millones de dólares por sus peleas.

Pese a todas estas adversidades, el estadounidense nunca dejó de luchar; tocó fondo varias veces, pero siempre logró ponerse de pie nuevamente; y hoy en día, a sus 55 años, ha vuelto a ponerse en forma para boxear. Esta es su increíble historia:

Michael Gerard Tyson nació en Brooklyn, Nueva York, el 30 de junio de 1966. Su padre biológico fue Percel Tyson, pero nunca lo conoció. El hombre a quien llamó padre fue Jimmy Kirkpatrick, que rara vez visitaba a sus tres hijos (Rodney, Niecey y Mike). Por lo tanto, su madre, Lorna Smith, se vio obligada a mantener a toda su familia.

No fue una tarea fácil. Tuvieron que cambiar de vecindario un par de veces, llegando a vivir incluso en edificios abandonados sin agua, ni electricidad. Esos problemas económicos y familiares afectaron notablemente la infancia de Mike Tyson. A los 7 años dejó de ir a la escuela porque sus compañeros lo molestaban con su peso.

Infancia de Mike Tyson

A los 11 realizaba peleas callejeras con apuestas. Y a los 13 ya había sido arrestado 38 veces, la mayoría de ellas por posesión de bienes robados. Fue enviado a un reformatorio estatal, pero agredió a uno de los internos y tuvo que ser trasladado a un centro penitenciario.

Allí conoció a Bobby Stewart, un exboxeador profesional que había llegado a ser campeón nacional aficionado. Stewart lo entrenó durante unos meses hasta que en marzo de 1980 le presentó al famoso entrenador Cus D’Amato, quien trabajaba con Teddy Atlas. Entre ambos comenzaron a entrenar a Tyson los fines de semana.

Tras recibir la libertad condicional, D’Amato se hizo cargo de su tutela y lo ayudó a hablar por teléfono con Muhammad Ali. Además, fue de la mano de estos entrenadores que Mike se involucró en el boxeo aficionado.

Comenzó con peleas clandestinas en los denominados ‘fumaderos’. Ganó sus primeros 10 combates, entre mayo y junio de 1981. Luego, participó en las Olimpiadas Juveniles y ganó todos los torneos regionales, por lo que se clasificó para luchar por el título nacional en Colorado, derrotando a todos sus rivales por nocaut en el primer asalto, incluida la final ante Joe Cortez, al que tumbó en 8 segundos. Fue apodado ‘The Tank’ debido a que pesaba 91 kilogramos con 14 años.

En noviembre sufrió su primera derrota en la pelea ante Ernie Bennet, 6 años mayor que él. Al siguiente año defendió su título de las Olimpiadas Juveniles ante Kelton Brown, al que derrotó en el primer asalto.

Poco más tarde murió su madre, a la que habían diagnosticado un cáncer terminal. Por esta razón volvió a robar y a tener problemas personales.

Primeros problemas judiciales

Por ejemplo, una niña de 11 años, familiar de Teddy Atlas, acusó a Mike de tener un comportamiento sexual inadecuado, por lo que Atlas le disparó con una pistola calibre 38 al lado de la oreja. D’Amato despidió al entrenador y contrató a Kevin Rooney, por lo que Tyson decidió regresar a los entrenamientos.

Sin embargo, en diciembre de 1982 Mike perdió por primera vez en un torneo, en el Campeonato Aficionado Estadounidense en Indianápolis, ante Al Evans, 11 años mayor que él. Antes de terminar el año ganó el torneo Concacaf para menores de 19 años, título que repitió al año siguiente. En 1983 también obtuvo el Ohio Fair National y el Campeonato Nacional.

En 1984 perdió en la final del campeonato sub-19 de los Estados Unidos ante Orbit Pough. Poco después se adjudicó los Guantes de Oro de los pesos pesados ante Jonathan Littles. Era considerado el favorito para adjudicarse una plaza para defender a los Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984, pero perdió en dos ocasiones contra Henry Tillman, por lo que no fue finalmente seleccionado. Estas derrotas generaron que se pasara directamente al profesionalismo tras ganar el Torneo Tammer ante Hakkan Brock.







La Historia de Muhammad Ali: El Mejor Boxeador de Todos Los Tiempos 💪


Su debut en el boxeo profesional fue el 6 de marzo de 1985 en Nueva York, derrotando a Héctor Mercedes en el primer asalto. Desde ese primer momento sus combates se hicieron famosos. Algo que no pudo disfrutar durante mucho tiempo Cus D’Amato, quien falleció el 4 de noviembre por una neumonía, cuando Mike apenas había peleado en 11 ocasiones como profesional. Sus representantes durante los siguientes años fueron Jimmy Jacobs y Bill Cayton.

Debut en el boxeo profesional

Pese a la muerte de su primer entrenador, Tyson siguió peleando y haciéndose notar en el boxeo mundial. Ganó varios combates (la mayoría de ellos por nocaut) por lo que logró llegar a aparecer en la portada de la revista ‘Sports Illustrated’ y a firmar un millonario contrato con ‘HBO’ para televisar sus peleas.

Tras vencer a algunos de los mejores peleadores de la época, Mike se ganó el derecho de luchar por el título mundial ante Trevor Berbick, campeón de los pesos pesados del Consejo Mundial de Boxeo. En el combate, que se realizó el 22 de noviembre de 1986 en Las Vegas, Tyson noqueó a su rival en el segundo asalto, convirtiéndose a sus 20 años, 4 meses y 22 días en el campeón mundial de peso pesado más joven de la historia.

El norteamericano era un boxeador pequeño para la categoría, con una altura de 1,78 metros y un peso que variaba entre 97 y 120 kg, pero con un devastador poder en sus golpes, un excelente entrenamiento, una gran velocidad de manos y un estilo agresivo; cada uno de sus ataques llevaban una gran precisión y potencia. Gracias a ello, en sus 2 primeros años como profesional ganó 28 combates, de los cuales 26 terminaron en nocaut, 15 de ellos en el primer asalto y 5 en el segundo.

Ya en 1987 declaró que quería unificar todos los cinturones mundiales. En marzo, defendió su título contra James Smith y conquistó el cinturón de la Asociación Mundial de Boxeo. En mayo, derrotó a Pinklon Thomas por nocaut, defendiendo así sus dos títulos. Y en agosto, tenía programado el combate ante Tony Tucker, que en ese momento poseía el cinturón de la Federación Internacional de Boxeo.

Títulos de Mike Tyson

Mike era una persona depresiva, por lo que el estrés antes del combate lo llevó a plantearse su retirada. Dejó la concentración que estaba llevando en Las Vegas un mes antes de la pelea y aumentó sus salidas nocturnas. Volvió a entrenarse dos semanas antes del combate, por lo que no llegó en plena forma. Aun así, ganó y se convirtió en el ‘campeón mundial indiscutido de todos los pesos’.

Ya con los tres títulos encima, en enero de 1988 se enfrentó al último campeón unificado anterior a Tyson, el veterano excampeón Larry Holmes, al que derrotó por nocaut técnico en 4 asaltos. Holmes no había sufrido en toda su carrera ningún nocaut después de 75 combates.

Poco después murió su representante Jimmy Jacobs tras 9 años padeciendo leucemia linfática crónica. La tristeza de la tragedia la compensó con una nueva victoria ante Michael Spinks. Mucha gente pensaba que el legítimo campeón era Spinks, que poseía el título lineal. Pero Mike les cerró la boca, ya que ganó en el primer asalto (en solo 92 segundos) y alcanzó el clímax de su carrera.







Top 10 Mike Tyson Best Knockouts HD #ElTerribleProduction


Desafortunadamente, tras llegar al pico más alto de su rendimiento Mike Tyson tuvo muchos problemas en su vida privada, que marcaron el inicio del declive de su carrera. Se divorció de su esposa Robin Givens por sus constantes salidas nocturnas, realizó algunas peleas callejeras en las que se fracturó la mano y chocó su BMW contra un árbol, por lo que sufrió una contusión en el pecho y un trauma encefálico.

Su entrenador lo criticó en diversos medios, especialmente por llegar a pesar 115 kilos, por lo que fue despedido. También tuvo problemas con sus representantes, por lo que decidió contratar a Rory Holloway y John Horne.

Nuevo entrenador, mismos problemas

Ya con Aaron Snowell como su nuevo entrenador, en febrero de 1990 enfrentó a James Douglas con las apuestas 42-1 a favor suyo. Sorpresivamente, Mike fue derrotado por nocaut en el décimo asalto. Este combate fue el acontecimiento del año para la revista ‘The Ring’ y ocupó la portada de ‘Sports Illustrated’, además de ser una de las mayores sorpresas de la historia del deporte.

Tras la derrota, Tyson contrató como entrenador a Richie Giachetti y se concentró en entrenar para su siguiente combate ante Henry Tillman, campeón olímpico en 1984. La pelea levantó mucha expectación, pero terminó en el primer asalto con victoria para Mike.

Tuvo un par de combates más, hasta que a finales de 1991 fue detenido por violación. Según la versión que se dio al juez, los hechos se produjeron la noche del 19 de julio de ese año, en la suite 606 del hotel Canterbury de Indianápolis. El 26 de marzo de 1992 la juez Patricia Gifford dictó como sentencia la condena para Mike Tyson de 6 años de prisión y 30.000 dólares de indemnización a la víctima, Desiree Washington.

El boxeador debía pagar su condena en la prisión Indiana Youth Center, aunque a los 3 años y 8 meses salió por buen comportamiento. En octubre de 1992 murió su padre biológico, pero no pudo acudir a su funeral por estar preso.

Cuando entró a la cárcel, Mike pesaba 123 kilos y 6 meses después bajó hasta los 98 kilos, época en la que además se convirtió al islam. Tras abandonar la prisión, peleó contra Peter McNeeley en agosto de 1995. Y en los siguientes siete combates ganó 80 millones de dólares, pero tras pelea contra Bruce Seldon, en septiembre de 1996, volvió a caer en el consumo de cocaína.

Pelea con Evander Holyfield

Meses después resgresó al cuadrilátero para enfrentar a Evander Holyfield. La multimillonaria pelea se produjo el 9 de noviembre con el nombre ‘Finally’. Tyson perdió por nocaut técnico en once asaltos. Se acordó una revancha entre los dos para el 28 de junio de 1997. Para este combate Tyson cambió a su entrenador Jay Bright por Richie Giachetti.

La pelea se tituló ‘The Sound and the Fury’, y recibió más atención que la anterior. Mike recibió 30 millones de dólares y Holyfield 35 millones, récord de dinero pagado a un profesional del boxeo hasta el 2007, cuando Óscar de la Hoya peleó ante Floyd Mayweather.

Pese a la gran expectativa que había, la revancha fue calificada como una de las peleas más extrañas de la historia del pugilismo. Al comienzo, Evander fue sancionado por constantes cabezazos a Mike, y éste enfurecido fue descalificado en el tercer asalto por morder ambas orejas a su rival.

El combate se había parado en una ocasión para atender la herida de Holyfield, que además le había restado puntos a Tyson, pero en la reanudación los constantes intentos de éste por morder nuevamente la oreja de su rival finalizaron la revancha. Entre el anuncio de la decisión de los jueces y el final del combate se generó una pelea con mucha gente involucrada dentro del ring.







Mike Tyson vs Evander Holyfield II  1997 HD 1080


El 9 de julio de ese mismo año la licencia de boxeo de Mike Tyson fue revocada en el estado de Nevada por voto unánime y fue sancionado a pagar 3 millones de dólares por aquel mordisco en la oreja. El 18 de octubre de 1998 la comisión volvió a votar para devolver la licencia al estadounidense.

Bancarrota de Mike Tyson

A pesar de haber ganado entre 1995 y 1997 cerca de 114 millones de dólares, Tyson se había gastado prácticamente todo y tenía deudas fiscales por valor de 10 millones. Poco después tuvo un accidente en moto, se rompió una costilla, un hombro y se perforó un pulmón.

Además, tuvo problemas con sus representantes Rory Holloway y John Horne, lo que desembocó en la creación de ‘Mike Tyson Enterprises’. Sus nuevos managers fueron Jeff Wald, Irving Azoff y Shelly Finkel, que se repartían el 20 % de las ganancias del boxeador.

Después de todos estos inconvenientes extradeportivos volvió a pelear, en enero de 1999, ante Francois Botha, a quien venció por nocaut. Pero el 6 febrero de ese mismo año volvió a tener problemas con la justicia; fue sentenciado a dos años de libertad condicional, a una multa de 5.000 dólares y a realizar 2000 horas de servicios comunitarios por golpear a dos motociclistas, en un accidente de tránsito que había ocurrido el 31 de agosto de 1998.

Los aficionados empezaron a atacar a Tyson por su polémica vida personal, por lo que sus representantes decidieron alejarlo de Las Vegas durante un tiempo. Se marchó a Inglaterra, pero allí también tuvo varias polémicas durante sus peleas.

La más recordada fue la victoria nula ante Andrzej Golota por negarse a pasar el test de dopaje anterior al combate y dar positivo por marihuana en el test de orina posterior a la pelea. Mike proporcionaba la orina de otras personas en los controles antidopaje, por lo que nunca se le habían detectado drogas con anterioridad. Fue suspendido con 90 días y recibió una multa de 5.000 dólares y la donación de 200.000 a una entidad benéfica.

Sus últimas peleas

A pesar de ganar 65,7 millones de dólares en el año 2000, los problemas económicos aumentaron, así como también lo hicieron la depresión y el consumo de drogas de Michael.

Salió del pozo nuevamente y retomó sus entrenamientos. Sin embargo, mientras se preparaba para su siguiente combate, en 2001, volvió a ser acusado de violación. Poco más tarde la policía realizó una redada en su domicilio, ya que habían recibido la noticia de que había raptado a una mujer. Tiempo después Mike acusó a Floyd Mayweather de haber llamado a la policía por problemas entre ambos.

Su siguiente combate fue ante Brian Nielsen en Copenhague, al que ganó en siete asaltos por nocaut técnico, a pesar de presentarse con 108 kg de peso.

Su última oportunidad de ganar el título mundial de los pesos pesados se produjo el 8 de junio de 2002 ante Lennox Lewis, que en ese momento poseía los cinturones del Consejo Mundial de Boxeo, de la Federación Internacional de Boxeo y de la Organización Internacional de Boxeo. Lewis dominó totalmente el combate y finalizó con victoria por nocaut en el octavo asalto. En las declaraciones posteriores Mike fue magnánimo y declaró que había ganado el mejor.

El combate fue el evento más vendido en la historia del pay-per-view, generando 106,9 millones de dólares. En el contrato de la pelea había una cláusula que contemplaba un nuevo combate entre ambos, pero Mike no quiso volver a pelear ante Lewis. Su siguiente combate se realizó el 22 de febrero de 2003 ante Clifford Etienne, al que ganó en 49 segundos. Pese al triunfo, la prensa se enfocó en su mal estado de forma y en su nuevo tatuaje facial.

Rerito de Mike Tyson

Ese mismo año, anunció su bancarrota por una mala administración, tras haber gastado cerca de 300 millones de dólares ganados en sus combates. Debía unos 27 millones de dólares, 17 de ellos en concepto de impuestos, por lo que perdió su casa.

Paradójicamente, fue también en 2003 que fue colocado por la revista ‘The Ring’ como el número 16 en la lista de los 100 mejores pegadores de todos los tiempos, justo por detrás de Sonny Liston.

Dicho reconocimiento, sumado a las millonarias deudas que tenía, lo motivaron a pelear una vez más. El 30 de julio de 2004 se enfrentó a Danny Williams. Dominó los primeros asaltos, pero en el cuarto perdió por nocaut. Tras la pelea se reveló que estaba lesionado de la pierna y que se desgarró un ligamento de su otra rodilla, de la cual tuvo que ser intervenido días más tarde. Su entrenador, Shelly Finkel, declaró que Tyson era incapaz de pelear después de dicha lesión.

Él no hizo caso a estas palabras y casi un año después regresó al ring, pese a estar en mal estado y pesar 105 kg. El 11 de junio de 2005, perdió su última pelea ante Kevin McBride. Tras perder tres veces en sus últimos cuatro combates anunció su retiro de los cuadriláteros tras 20 años en activo.

«Ya no puedo seguir con esto. No puedo seguir mintiéndome. No voy a seguir arruinando este deporte. Es simplemente mi final. Se terminó», declaró Mike.

Tras su último combate comenzó a viajar por toda Europa a bordo del barco de su amigo Jeff Greene. Poco después inició una gira de peleas de exhibición, que fue varias veces interrumpida por sus problemas con la justicia.

Vida después del Boxeo

Por ejemplo, en diciembre de 2006, fue arrestado en Arizona por conducir bajo la influencia de drogas; en septiembre de 2007, fue declarado culpable por los cargos de posesión de narcóticos; y en noviembre de 2009 fue llamado a declarar ante la policía por agredir a un fotógrafo en el aeropuerto de Los Ángeles.

Tras superar todos estos líos judiciales, a comienzos de 2010 se rumoreó que Tyson podría volver a pelear; pero en una entrevista concedida en julio a ‘Details’ admitió que no tenía ninguna intención de volver. Lo que si realizó fue un viaje a La Meca, ya que se había convertido al islam durante su estancia en la cárcel, llamándose desde ese momento Malik Abdul Aziz.

A finales de ese año se anunció que iba a ser incluido en el Salón Internacional de la Fama del Boxeo en junio de 2011 junto a Julio César Chávez y Rocky Marciano.

En abril de 2012 debutó en Las Vegas con el monólogo de su vida, siendo Randy Johnson el director y su mujer la guionista. Junto a ella también fundó la ‘Mike Tyson Cares’, una organización benéfica para ayudar a los niños de hogares desestructurados.

A comienzos de 2018 anunció su intención de producir marihuana en las 16 hectáreas de su rancho, debido a que en California se legalizó desde 2016 su consumo para mayores de 21 años.

La decisión de invertir en el negocio del cannabis fue todo un acierto para Mike Tyson. Según el portal ‘Cheat Sheet’, le genera ganancias de 500.000 dólares al mes. Sin embargo, el ex-boxeador se gasta alrededor de 41.000 dólares para consumo personal y con sus amigos.

Familia y negocios de Mike Tyson

«Llevo más de 20 años luchando y mi cuerpo tiene mucho desgaste. Tuve dos cirugías y usé la marihuana para calmar mis nervios, y me quitaba el dolor. A mis 30 años, el cannabis me salvó realmente de mí mismo. Los beneficios para la salud eran muy claros. Como siguió salvándome, supe que todo el mundo necesitaba este tipo de medicina», dijo al respecto.

Con el negocio de la marihuana andando decidió finalmente volver al ring, 15 años después de su último combate oficial. El 28 de noviembre de 2020, con 54 años, se enfrentó en una pelea de exhibición contra el excampeón del mundo Roy Jones Jr. El combate fue pactado de antemano como un empate, aunque finalmente se declaró nulo. Lo importante es que Tyson se embolsó 10 millones de dólares.

‘Iron Mike’ lució de gran manera en su regreso y por esto advirtió que para este 2021 tenía planes de pelear tres veces más. «Quiero a Holyfield y quiero a Lennox Lewis este año. Quiero pelear con ambos este año. También quiero una exhibición con Tyson Fury. Si consigo eso, si puedo conseguir esas peleas contra los tres, diré: ‘Ya es todo, voy a vivir mi vida'», anunció en abril, en su podcast ‘Hotboxin’. Desafortunadamente, ninguna de estas peleas se pudo concretar hasta ahora.







Evander Holyfield | Hotboxin' with Mike Tyson


Sobre su vida personal podemos agregar que, actualmente tiene 55 años y ha decidido mantenerse en forma para futuros combates. Legalmente ha estado casado en tres ocasiones: la primera con Robin Givens, la segunda con Mónica Turner y la tercera con Lakiha Spicer; y ha tenido siete hijos: tres hombres (Amir, Miguel y Morocco) y cuatro mujeres (Lorna, Rayna, Milan y Exodus -esta última falleció el 26 de mayo de 2009 a la edad de 4 años, tras asfixiarse accidentalmente con un cable en su residencia-).

Artículos Relacionados