El músculo esquelético requiere de la transformación de energía química en mecánica y térmica para su contracción y relajación. Dicha energía se encuentra almacenada en los enlaces covalentes de las moléculas de los nutrientes energéticos de los alimentos y por tal razón se le considera un transductor biológico.

Los músculos pueden desarrollar su actividad en los regímenes isométrico (estático), generando tensión sin acortamiento muscular e isotónico (dinámico), donde la tensión se acompaña de acortamiento (concéntrico) o de alargamiento (excéntrico). Estos permiten el movimiento de las estructuras óseas, involucrando todo ello la mencionada transformación de energía.

Dicha transformación se produce a consecuencia de la síntesis y degradación constantes e instantaneas de un compuesto químico universal denominado Trifosfato de Adenosina (ATP), el cual hace la función de intermediario entre los procesos mecánicos de la función muscular (contracción-relajación) y las vías metabólicas o sistemas de suministros energéticos por medio de los cuales se mantiene un nivel estable de dicho elemento en todas células corporales.

El ATP sirve para generar tensión y acortamiento muscular al energizar las cabezas de miosina, las cuales una vez cargadas con esta energía se enlazan con la actina en puntos de unión que ésta posee. Estos puntos son descubiertos al ocurrir el desplazamiento de la tropomiosina a la acción del Calcio (Ca++), el cual se une a la troponina.

El ATP interviene también en el retorno del calcio hacia el retículo sacoplasmático luego de cesar el impulso nervioso generador de tensión. Esto ocasion la relajación muscular.

⚡ Sistemas Energéticos

Durante el ejercicio físico y en otras situaciones de estrés físico las células del cuerpo y las fibras musculares, sintetizan el ATP mediante la fosforilación del ADP básicamente a través de tres vías o sistemas metabólicos que involucran mayor o menor número de reacciones químicas y sistemas enzimáticos.

Dichos sistemas son el del Trisfosfato de Adenosina (sistema ATP-CrP) o sistema anaerobico aláctico, la glucogenólisis o glucólisis anaerobia (sistema anaerobio láctico) y la respiración celular u oxidaciones biológicas (sistema aerobio).

29Shares

Artículos Relacionados