Existen tres tipos de músculos: voluntarios o esqueléticos, involuntarios o lisos y cardíaco o miocardio, que se diferencian por las células que los componen y la función que realizan.

Sin embargo, hay otras clasificaciones musculares, según su forma, función y movimientos realizados. Lo único concreto es que para hablar de tipos de músculos tenemos que navegar en el inmenso mar de la Anatomía.

En ese orden de ideas, lo primero que vas a encontrar a continuación es una breve explicación de cada uno de los tres tipos de músculos del cuerpo humano; luego,una guía con 3 maneras de clasificar los músculos; y, finalmente, una agrupación de los músculos según su forma.

Clasificación de los Músculos

La principal clasificación de los músculos está determinada por las células que los componen y la función que realizan, es decir, por sus características. Bajo esos parámetros generales, los tipos de músculos mas conocidos en la anatomía humana son los siguientes:

Músculos voluntarios o esqueléticos

Son los que mantienen unido el esqueleto con la ayuda de los tendones. Le dan forma al cuerpo y lo ayudan con los movimientos diarios.

A los músculos voluntarios se les denomina también estriados, porque están conformados por fibras, que tienen franjas horizontales que se pueden ver con un microscopio. Sus fibras, además, se caracterizan por ser estrechas, largas y agruparse por miles o cientos.

Los músculos voluntarios son los mayoritarios, ya que son 600 de los 650 músculos que hay en el cuerpo. Se caracterizan también porque se pueden contraer rápidamente y con fuerza, por eso se agotan con facilidad y deben descansar entre esfuerzos.

Músculos involuntarios

Están compuestos de células con forma de huso (angostas y alargadas) y de apariencia lisa. Esto último porque carecen de estrías transversales, aunque muestran débiles estrías longitudinales.

Se caracterizan por su acción involuntaria, la que es activada por el sistema nervioso y las hormonas. En la contracción misma, estos músculos funcionan de manera parecida a los esqueléticos, pero demoran más en contraerse.

Además, los involuntarios pueden permanecer contraídos durante más tiempo, porque no se agotan fácilmente. Los músculos lisos se localizan en los órganos internos (de aquí que también se llamen “viscerales”) y en los grandes vasos sanguíneos.

Músculo cardíaco

Se encuentra en las paredes del corazón, permitiendo que se realicen las contracciones rítmicas y potentes que fuerzan a la sangre hacia el exterior de este órgano.

Este músculo presenta características especiales, ya que se podría decir que su estructura es estriada, pero su contracción es involuntaria. Además, las fibras musculares del corazón poseen mayor cantidad de mitocondrias, pues el corazón no debe dejar de funcionar.

En cuanto a las contracciones, hay una diferencia en el tráfico de señales nerviosas, ya que estas deben ser más continuadas que frecuentes. Además, este músculo, a diferencia del estriado y del liso, requiere de uno a cinco segundos para volver a contraerse.

¿Cómo se Clasifican los Músculos?

Un músculo es un tejido blando que genera movimiento al contraerse o extendiéndose al relajarse. En nuestro cuerpo los músculos están unidos al esqueleto por medio de los tendones, siendo así los responsables de la ejecución del movimiento corporal.

Por esta razón, a la hora de clasificarlos podemos hacer énfasis en diferentes cosas como su tamaño, sus características y sus funciones. Las siguientes son tres de las clasificaciones más importantes.

Según su movimiento

– Flexores para la flexión.
– Extensores para la extensión.
– Abductores para la abducción o separación del plano de referencia.
– Rotadores para la rotación, en la que veremos dos tipos de movimiento, pronación y supinación.
– Fijadores o estabilizadores, que mantienen un segmento en una posición, pudiendo usar una tensión muscular hacia una dirección o varias direcciones a la vez.

Video ThumbnailExisten tres tipos de músculos: voluntarios o esqueléticos, involuntarios o lisos y cardíaco o miocardio, que se diferencian por las células que los componen y la función que realizan. Sin embargo, hay otras clasificaciones musculares, según su forma, función y movimientos realizados. Lo único concr

Según sus propiedades contráctiles

– Con fibras de tipo I, son fibras rojas, usan más la energía oxidativa, son de menor velocidad por lo cual son más resistentes.

– Con fibras de tipo II, son fibras blanquecinas, usan más la glucosa como energía, son más rápidas pero fatigables.

Un músculo puede contener mayor proporción de un tipo de fibras y considerarse del tipo de fibras de mayor abundancia, dependiendo de si el músculo se ha entrenado para la resistencia o para la velocidad.

Según su acción en grupo

– Agonistas, son aquellos músculos que siguen la misma dirección o van a ayudar o a realizar el mismo movimiento.

– Antagonista, son aquellos músculos que se oponen en la acción de un movimiento. Cuando el agonista se contrae, el antagonista se relaja.

– Sinergista, es como un agonista, ayuda indirectamente a un movimiento.

Tipos de Músculos Según su Forma

– Fusiformes o Alargados: son anchos en el centro y estrechos en sus extremos, tienen forma de huso de costura. Por ejemplo, el bíceps braquial.

– Unipeniformes: son aquellos músculos cuyas fibras musculares salen del lado de un tendón, estas fibras intentan seguir el sentido longitudinal del tendón de origen, haciéndolo diagonalmente, y entre las propias fibras paralelamente.

– Bipenniformes: son aquellos en los que las fibras musculares salen de un tendón central, estas fibras intentan seguir el sentido longitudinal del tendón central, haciéndolo diagonalmente, y entre las propias fibras paralelamente.

– Multipenniformes: son aquellos cuyas fibras salen de varios tendones, los haces de fibras siguen una organización compleja dependiendo de las funciones que realizan. Por ejemplo, el deltoides (el músculo que ofrece mayor movilidad en el ser humano).

– Anchos: todos los diámetros son del mismo tamaño o aproximado.

– Planos: suelen tener forma de abanico, amplios en el plano longitudinal y transversalmente, siendo el plano sagital proporcionalmente a los demás con mucha menos superficie. Un músculo plano es el pectoral mayor.

– Cortos: son aquellos que, independientemente de su forma, tienen muy poca longitud. Por ejemplo, los de la cabeza y cara.

– Bíceps: lo más común es que el músculo tiene un extremo con un tendón que se une al hueso y en el otro extremo se divide en dos porciones de músculo seguidos de tendón que se unen al hueso, de ahí el nombre, bi (dos) ceps (cabezas). También existen tríceps y cuádriceps.

– Digástricos: están formados por dos vientres musculares unidos mediante un tendón.

– Poligástricos: son aquellos con varios vientres musculares unidos por tendón, como el recto mayor del abdomen.

21Shares

Artículos Relacionados