Usain Bolt es uno de los mejores deportistas de la historia. Ganó once títulos mundiales y ocho oros olímpicos como velocista. Además, posee los récords mundiales de los 100 y 200 metros lisos, y la carrera de relevos 4×100 con el equipo de Jamaica.

Debutó de manera profesional en el 2004 y se retiró en el 2017. Abandonó las pistas tras convertirse en uno de los siete atletas que en la historia han ganado títulos en las categorías juvenil, júnior y absoluta. Sus proezas en las pruebas de velocidad le permitieron ser varias veces reconocido como el ‘Atleta del Año’ por parte de la IAAF, y la revista Track and Field, así como el premio Laureus.

El éxito, los récords y la admiración fueron el común denominador en la carrera de Usain Bolt. Sin embargo, no todo fue alegría. Los fracasos, las lesiones y la fama también tuvieron lugar en su vida. Su historia es un verdadero ejemplo de que no basta con el talento para llegar a la cima. Si quieres ser el mejor debes entrenar duro, levantarte cuando caigas y superarte todos los día.

Usain nació en Sherwood Content,​ una pequeña localidad de la parroquia de Trelawny, Jamaica. Allí creció junto a sus padres, Wellesley y Jennifer, y sus hermanos Sadeeki, y Sherine. Bolt pasaba el tiempo jugando críquet y fútbol junto a su hermano. «Cuando era joven, no pensaba en otra cosa que no fuera el deporte», recordó Bolt sobre aquella época.

INICIOS DE USAIN BOLT

De niño asistía a la escuela Waldensia, y fue allí donde comenzó a exhibir sus habilidades en las carreras de velocidad. Corría en el evento anual escolar en el nivel primario. De hecho, a los 12 años se convirtió en el corredor más rápido de su escuela en los 100 metros.

Cuando ingresó a la escuela secundaria William Knibb, continuó concentrado en los deportes. Su velocidad en el terreno de juego ya era advertida por su entrenador de críquet, quien le recomendó practicar el atletismo. Fue el ex-atleta olímpico en pruebas de velocidad Pablo McNeil (con la colaboración de Dwayne Barrett) quien comenzó a entrenarle para que desarrollara sus aptitudes atléticas.

En el año 2001, Bolt ganó su primera presea (una medalla de plata) en el evento colegial de secundaria en los 200 metros con un registro de 22,04 segundos. Ese mismo año la joven promesa empezó a participar en eventos internacionales. En los Juegos Carifta formó parte del equipo jamaicano y consiguió una marca personal de 48,28 segundos en los 400 metros, adjudicándose una medalla de plata. En los 200 metros también consiguió el segundo puesto con un tiempo de 21,81 segundos.

​Además, tuvo su primera experiencia en un evento mundial durante el Campeonato Juvenil en Debrecen, Hungría. Aunque en los 200 metros no pudo clasificar a la final, impuso una nueva marca personal de 21,73 segundos.

SALTO A LA FAMA

Pese al roce internacional, el joven todavía no tomaba en serio el atletismo. El día que participaría en la final de los 200 metros de las pruebas clasificatorias para los Juegos Carifta, se escondió en la parte trasera de una furgoneta y fue apresado por la policía. Sin embargo, el incidente quedó en el olvido gracias a sus récords en los 200 y 400 metros con registros de 21,12 segundos y 47,33 segundos, respectivamente.

Posteriormente, registró otros récords de 20,61 segundos y 47,12 segundos en ambas pruebas en las finales Centroamericanas y del Caribe en categoría júnior.

El Campeonato Mundial Júnior de 2002, que se desarrolló en Kingston, Jamaica, le dio la oportunidad a Usain Bolt de mostrar sus atributos a todo el planeta. Tenía 15 años y una altura aproximada de 1,94 metros, por lo que sobresalía entre sus mismos compañeros de equipo. En dicho certamen ganó la prueba de los 200 metros con un tiempo de 20,61 segundos.

Video ThumbnailUsain Bolt es uno de los mejores deportistas de la historia. Ganó once títulos mundiales y ocho oros olímpicos como velocista. Además, posee los récords mundiales de los 100 y 200 metros lisos, y la carrera de relevos 4×100 con el equipo de Jamaica. Debutó de manera profesional en el 2004 y se retir

Pese a que la experiencia le provocaba nerviosismo (hasta el punto de ponerse las zapatillas al revés), obtuvo dos medallas de plata y logró dos récords en las pruebas de los 4×100 y 4×400 con registros de 39,15 segundos y 3:04,06 segundos, respectivamente.

Las preseas continuaron llegando. Ganó cuatro medallas doradas en los Juegos Carifta de 2003, y se adjudicó el trofeo ‘Austin Sealy’ como el atleta más destacado. También se agenció el primer lugar en el Campeonato Mundial Juvenil de 2003, y estableció un nuevo récord en los 200 metros con un tiempo de 20,40 segundos. Estos logros impresionaron a las autoridades del atletismo, que le dieron el premio al mejor atleta juvenil del año 2002.

PRIMEROS PROBLEMAS DE USAIN BOLT

La fama y las atracciones de la ciudad capital, Kingston, empezaron a convertirse en un contratiempo para el bisoño deportista. Bolt llegó a despreocuparse de su carrera y prefería alimentarse de comida rápida, jugar baloncesto, e irse de juerga en los clubes nocturnos de la ciudad; y por la ausencia de una rutina ordenada empezó a confiarse de su talento natural para derrotar a sus competidores.

Como el campeón de los 200 metros, tanto en el Mundial Juvenil como el Júnior, estaba seguro de ganar la prueba en el campeonato de París en 2003. ​Sin embargo, sufrió un contratiempo al enfermarse de conjuntivitis antes del evento y no pudo correr. Bolt se desmoralizó por la oportunidad perdida. A pesar de todo, fue reconocido nuevamente como el mejor atleta juvenil de 2003.

Bajo la dirección de su nuevo entrenador Fitz Coleman, Usain se inició en el profesionalismo en el año 2004. Su primera competición fue en los Juegos Carfta de Bermudas. Allí se consagró como el primer velocista en categoría júnior en correr los 200 metros por debajo de los 20 segundos (con un registro de 19,93 segundos). Además, fue galardonado nuevamente con el trofeo ‘Austen Sealy’ como el mejor atleta del evento.

Asistió a los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 lleno de confianza y con un nuevo récord en su haber. Sin embargo, una lesión en el tendón de la corva le impidió correr a plenitud y terminó eliminado en la primera ronda de los 200 metros con un registro opaco de 21,05 segundos. ​Los duros entrenamientos de esos años parecían afectarle, lo que se sumaba al padecimiento de escoliosis y una pierna derecha más corta.

AMOR POR SU PAÍS Y SUS ORÍGENES

Pese a las lesiones, instituciones colegiales de los Estados Unidos le ofrecían becas para atletas sobre la base de su notable desempeño. El jovencito de la parroquia de Trelawny las rechazó todas.​ Por el contrario, escogió los alrededores de la Universidad Tecnológica como su campo de entrenamiento, a pesar del anticuado gimnasio y la gastada pista de atletismo que había utilizado desde sus años de amateur.

El año 2005, Bolt comenzó a trabajar con su nuevo entrenador Glen Mills, a lo que sumaría un cambio de actitud con respecto al atletismo. No obstante, el infortunio apareció una vez más en el Campeonato Mundial de Atletismo de 2005. ​Pese a que se clasificó a la final de los 200 metros con registros menores a los 21 segundos, sufrió una lesión durante la carrera y acabó en el último lugar.

Las lesiones le impidieron completar la temporada, por lo que el joven no tuvo la oportunidad de demostrar su talento en los eventos profesionales. ​Para colmo de males, se vio involucrado en un accidente de tránsito que le dejó varios rasguños en la cara. Su mánager Norman Peart cambió el entrenamiento regular del joven atleta por uno menos intenso. Bolt recuperó poco a poco su nivel y llegó a ser incluido entre los mejores cinco atletas del mundo en los años 2005 y 2006.

Su primera medalla en competiciones profesionales llegó en el IAAF World Athletics Final de Stuggart (Alemania) con un tiempo de 20,10 segundos, que le valió el tercer puesto. Para la Copa Mundial de Atletismo de Atenas (Grecia) se agenció su primera medalla de plata, tras lograr un tiempo de 19,96 segundos.

LLEGADA DE USAIN BOLT A LOS 100 METROS

Más reconocimientos en los 200 metros llegaron en eventos regionales e internacionales en 2007. Sin embargo, él deseaba competir en los 100 metros. Convenció a su entrenador Mills, por lo que participó en dicha prueba en Retino (Grecia). El resultado fue exitoso, ya que impuso un récord personal de 10,03 segundos, se agenció la medalla de oro, y lo más importante, acabó muy entusiasmado.

Otro buen resultado llegó en el Campeonato Mundial de Atletismo de 2007 en Osaka (Japón) al adjudicarse la medalla de plata en los 200 metros con registro de 19,91 segundos. En la carrera de relevos 4×100, Bolt junto a Asafa Powell, Marvin Anderson y Nesta Carter, lograron un nuevo récord nacional de 37,89 segundos.

Las medallas logradas en Osaka motivaron a Bolt, y desde entonces tomó más en serio su carrera profesional. Ese cambio de actitud dio sus primeros frutos el 31 de mayo de 2008, cuando logró la nueva marca mundial de los 100 metros. Ese día paró el cronómetro en 9,72 segundos en el Reebook Grand Prix que se desarrollaba en el Icahn Stadium de Nueva York, por lo que superó la marca absoluta de Asafa Powell de 9,74 segundos en Rieti (Italia). Esta hazaña tuvo un plus por ser apenas su quinta carrera a nivel profesional.

Consolidado en la prueba de los 200 metros e ilusionado con su debut en la de los 100, Usain encaró los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Por segunda vez iba a representar a su país en el evento deportivo más importante del planeta, esta vez como uno de los grandes favoritos.

EL HOMBRE MÁS RÁPIDO DEL MUNDO

En la final de los 100 metros, se agenció una extraordinaria marca de 9,69 segundos.​ Batió su propio récord y sorprendió al bajar la velocidad en plena carrera para celebrar la victoria antes de llegar a la meta, y con una zapatilla desamarrada.

De hecho, tras un análisis científico de la carrera por parte de la Universidad de Oslo, los investigadores concluyeron que, al considerar factores como su posición, aceleración y velocidad, la marca podría haber rondado los 9,55 segundos, si no hubiese desacelerado.

A pesar del logro, aseveró que no era su objetivo establecer una marca mundial, sino ganar una medalla dorada, la primera de Jamaica en los Juegos. La próxima meta de Bolt era conquistar la medalla de oro en los 200 metros. Y lo consiguió. Lo hizo con un nuevo récord mundial y olímpico incluido de 19,30 segundos. Así se convirtió en el primer velocista en superar ambos récords en una misma edición de los Juegos Olímpicos.

Dos días después, corrió como el tercer relevo de los 4×100 en el equipo de Jamaica, y ganó su tercera medalla de oro. Junto a sus compañeros Nesta Carter, Michael Frater, y Asafa Powell, establecieron otra marca mundial y olímpica de 37,10 segundos. Después de su exitosa participación en Pekín, Usain Bolt donó 50.000 dólares a los niños de la provincia de Sichuan (China) que habían sido víctimas del terremoto de 2008.

Después de los Olímpicos y de ganar otro par de preseas en la IAAF Golden League en Zúrich (Suiza), retorno a su país en medio de la ovación de la gente. Además, recibió la Orden al Servicio Distinguido por parte del Gobierno de Jamaica y fue reconocido como el «Atleta del año» en la rama masculina por la IAAF.

MÁS CAMPEONATOS, MÁS MEDALLAS Y MÁS RÉCORDS

En el 2009 protagonizó un nuevo accidente de tránsito, en el que sufrió lesiones menores en sus piernas, pero de las que pudo recuperarse tras ser sometido a una cirugía menor. Pese a no estar en plenitud de condiciones, volvió a ser el mejor en el Campeonato Mundial de Berlín. En la final se encontró con Tyson Gay, quien en la previa había asegurado que lo superaría, y ganó con un tiempo de 9,58 segundos; nuevo récord absoluto que le valió su primer título mundial.

También se impuso en los 200 metros con otra marca mundial de 19,19 segundos. En el último día del torneo, el alcalde de Berlín, Klaus Wowereit, posó junto a Bolt en una sencilla ceremonia a la par de un fragmento del Muro de Berlín; y manifestó que el atleta era el ejemplo de «cómo se pueden derribar las barreras que son consideradas insuperables». ​Terminada la temporada, la IAAF le designó como el ‘Atleta del año’ en la rama masculina por segundo año consecutivo.

A comienzos del 2010, obtuvo algunas victorias en el AAF World Challenge de Daegu (Corea del Sur) y la Liga de Diamante de Shanghái (China). Sin embargo, el primer semestre del año se vio empañado por una lesión en el tendón de Aquiles. Tras un mes de recuperación regresó a las pistas y se llevó el triunfo en los 100 metros en Lausana y en París.

No obstante, sufrió la segunda derrota de su carrera en una final de la prueba en Estocolmo (Suecia); el ganador fue Tyson Gay con un tiempo de 9,97 segundos. Fue su primera derrota ante el estadounidense en los 100 metros. Solamente su compatriota Asafa Powell, dos años atrás, había sido capaz de superarlo.

SALIDA EN FALSO DE USAIN BOLT

El 2011 inició como terminó el 2010: con una derrota en la prueba de los 100 metros. Usain encaró el Campeonato Mundial de Daegu como el gran favorito, pero terminó descalificado en la final por una salida en falso. Supo sobreponerse al infortunio y ganó la medalla de oro en los 200 metros y en la carrera de relevos 4×100.

Video ThumbnailUsain Bolt es uno de los mejores deportistas de la historia. Ganó once títulos mundiales y ocho oros olímpicos como velocista. Además, posee los récords mundiales de los 100 y 200 metros lisos, y la carrera de relevos 4×100 con el equipo de Jamaica. Debutó de manera profesional en el 2004 y se retir

Al año siguiente el gran objetivo eran los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Bolt llegó a las justas como el favorito, pese a que en las pruebas clasificatorias fue superado por Yohan Blake en la finales de los 100 y los 200 metros. Ambos se volvieron a ver las caras en la gran final de los Juegos, que ha sido considerada como la mejor de todos los tiempos. Aunque Usain no tuvo un buen arranque, se llevó la victoria con un tiempo de 9,63 segundos; el segundo mejor de la historia y nueva marca olímpica de la prueba.

También ganó en los 200 metros con un tiempo de 19,32 segundos, y se convirtió en el primero en la historia en ganar las dos pruebas en dos Juegos consecutivos. Con todo, él aseveró que no estaba en las «condiciones adecuadas», ya que sentía una molestia en la espalda cuando dejaba la curva de la pista. Luego, cerró con su tercera presea dorada en el relevo 4×100, y otro récord mundial y olímpico de 36,84 segundos, esta vez junto a Nesta Carter, Michael Frater y Yohan Blake.

​En septiembre, cerró la temporada con su primer título de la Liga de Diamante en la prueba de los 100 metros; y en noviembre obtuvo el cuarto reconocimiento como ‘Atleta del año’ por parte de la IAAF.

EL COMIENZO DEL FIN

Ya en el año 2013 recibió por tercera ocasión el Premio Laureus por su desempeño en el 2012. El reconocimiento lo motivó para el Mundial de Moscú, donde repitió la actuación de 2009 cuando se alzó con tres medallas doradas. En los 100 metros registró 9,77 segundos; en los 200 metros alcanzó la marca inédita de tres victorias consecutivas en campeonatos del mundo; ​y en los 4×100 metros contribuyó a la tercera victoria consecutiva de Jamaica.

Además, se ubicó como el atleta con más medallas doradas en la historia del evento junto a Carl Lewis, con ocho metales dorados; aunque Bolt le aventaja en la tabla general con dos medallas de plata, por una de Lewis. Al cerrar la temporada, la IAAF le adjudicó por tercera ocasión consecutiva, y quinta en su carrera, el reconocimiento de ‘Atleta del año’.

En 2014, no pudo tener una temporada completa ya que las lesiones impidieron su presencia en las reuniones de atletismo. Fue hasta el mes de agosto, y con seis semanas de preparación, que participó en los Juegos de la Mancomunidad de Glasgow. Junto a Jason Livermore, Kemar Bailey-Cole y Nickel Ashmeade ganó la medalla de oro en la prueba de 4×100 con nuevo récord de 37,58 segundos. El triunfo en este evento era una tarea pendiente en su carrera.

El 2015 inició con un par de derrotas en la finales. A los malos resultados se le sumó una lesión en la pierna izquierda, por la cual tuvo que someterse a un tratamiento. Toda esta situación dejaba en duda el estado de forma del atleta para el Mundial de Pekín (China).

Las dudas quedaron despejadas en su quinta presentación en mundiales de atletismo, al repetir por tercera ocasión el triple de medallas doradas. Ganó en los 100 metros con una marca de 9,79 segundos; en los 200 metros con registro de 19,55 segundos; y en el relevo de 4×100 paró el cronómetro en 37,36 segundos. De esta forma, Usain Bolt se convirtió en el máximo ganador en la historia del evento al acumular once medallas de oro.

ÚLTIMOS JUEGOS OLÍMPICOS DE USAIN BOLT

A sus 29 años de edad, el atleta jamaicano admitió que cada jornada de entrenamiento se volvía más dura, aunque todavía se consideraba capaz de batir las marcas mundiales —en su poder— de los 100 y 200 metros. El escenario perfecto eran los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, que terminaron siendo los últimos de Usain Bolt.

Video ThumbnailUsain Bolt es uno de los mejores deportistas de la historia. Ganó once títulos mundiales y ocho oros olímpicos como velocista. Además, posee los récords mundiales de los 100 y 200 metros lisos, y la carrera de relevos 4×100 con el equipo de Jamaica. Debutó de manera profesional en el 2004 y se retir

Pese al optimismo y la motivación del velocista, una lesión en los músculos isquiotibiales de la pierna izquierda puso en duda su presencia. Afortunadamente se recuperó a tiempo y pudo estar por cuarta vez en la máxima cita deportiva. «Éstos serán mis últimos Juegos Olímpicos. Sé que mucha gente no estará feliz pero serán los últimos, estoy seguro. Lo he pensado mucho tiempo y creo es el momento de hacerlo», anunció la estrella del atletismo antes de las justas.

La expectativa en Río era si Bolt lograría el ‘triple-triple’: tres medallas de oro en igual número de ediciones, un hecho sin precedentes para el atletismo olímpico en pruebas de pista. Dichas expectativas fueron cumplidas por el jamaicano: triunfó en los 100 metros con una marca de 9,81 segundos; en los 200 metros ganó con un tiempo de 19,78 segundos; y en la carrera de relevos 4×100, esta vez junto a Asafa Powell, Yohan Blake y Nickel Ashmeade, se impuso con un registro de 37,27 segundos.

De esta forma Bolt acumuló nueve medallas de oro y se sumó a Paavo Nurmi y Carl Lewis como los máximos ganadores en el atletismo de los Juegos Olímpicos. ​Tras las victorias, se proclamó sin modestia como «el más grande». Para coronar la temporada, fue elegido por sexta ocasión como el mejor atleta del año.

FINAL DE SU CARRERA DEPORTIVA

Usain Bolt anunció que el año 2017 sería el último de su carrera deportiva. Su principal objetivo, por tanto, era el Mundial de Londres. Antes del certamen se hizo acreedor por cuarta vez en su carrera al premio Laureus como mejor deportista del año.

Sin embargo, el inicio de su temporada de despedida se vio estropeado por el retiro de la medalla de oro del revelo de 4×100 de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, al comprobarse que la muestra de su compañero Nesta Carter contenía metilhexanamina.

Bolt se presentó a su séptimo y último mundial como favorito de la prueba de los 100 metros. Pero tenía en frente a dos rivales estadounidenses: el joven de 21 años Christian Coleman y el experimentado de 35 años Justin Gatlin. ​De hecho, fue superado por los dos en la final. Gatlin llegó primero con una marca de 9,92 segundos, Coleman segundo con un registro de 9,94 segundos y Bolt quedó tercero con un tiempo de 9,95 segundos.

Menos notable fue su participación en la final de la carrera de relevos 4×100. Usain Bolt era el encargado de rematar la carrera, pero acabó renqueando con una expresión de dolor en su rostro al sufrir un calambre en la parte posterior de la pierna izquierda. Pese a que cayó en la pista, fue capaz de levantarse y llegar con dificultad a la línea de meta, aunque sin tiempo válido de clasificación para su equipo.

Video ThumbnailUsain Bolt es uno de los mejores deportistas de la historia. Ganó once títulos mundiales y ocho oros olímpicos como velocista. Además, posee los récords mundiales de los 100 y 200 metros lisos, y la carrera de relevos 4×100 con el equipo de Jamaica. Debutó de manera profesional en el 2004 y se retir

La imagen de la leyenda del atletismo tirado en el piso le dio la vuelta al mundo. Qué difícil fue ver destruido a un hombre que nos acostumbró a verlo siempre en la cima.

DEL ATLETISMO AL FÚTBOL

Después de su retirada como atleta intentó forjarse una carrera en el mundo del fútbol. En agosto de 2018 estuvo a prueba en el equipo reserva de los Central Coast Mariners de Australia, pero no llegó a un acuerdo sobre el contrato. Al año siguiente estuvo entrenando con el Stromsgodset de Noruega, pero tampoco jugó finalmente en el equipo. Su fugaz paso por el balompié quedó reducido a 4 partidos y 2 goles.

Artículos Relacionados