Sin olvidarnos del principio de la individualización y de que en el entrenamiento de la fuerza, al igual que en la medicina, uno más uno no es igual a dos, existen algunos parámetros genéricos que resultan ser el común denominador en las diferentes rutinas que cada persona pueda tener. En otras palabras, hay un sinnúmero de ejercicios que obligatoriamente deben estar incluidos en tu plan de entrenamiento sin importar cuáles sean tus objetivos.

Basados en esa especie de teoría, en esta oportunidad te quiero hablar del famoso «Arranque», uno de los movimientos más completos que puedes realizar en el gimnasio, más popularmente conocido como el mejor ejercicio inventado por el hombre. Estamos haciendo referencia a un movimiento que ayuda a construir músculo y quemar grasa, pero que al mismo tiempo es uno de los más difíciles de aprender y ejecutar correctamente, según explica el entrenador Bill Hartman en una nota publicada por la reconocida revista Men’s Health. Consciente de su complejidad, a continuación te comparto una guía para que perfecciones el movimiento y puedas ver los resultados al instante.

💪 Pasos para perfeccionar tu Arranque

1. Salta y aterriza, la posición cuando toques el suelo será la de arranque.

2. El agarre «de garfio» te ayuda a cargar más peso. Para ejecutarlo coloca el dedo medio e índice sobre el pulgar, en vez de este sobre los otros dos.

3. Dobla lentamente tus rodillas y deja que tu cadera baje hasta quedar paralela al piso. Procura que tu espalda baja quede ligeramente arqueada.

4. Tu cadera debe quedar más arriba que tus rodillas.

5. Luego, baja los hombros en dirección a la cadera, esto ayudará a estabilizar la parte de arriba de tu cuerpo.

6. De forma simultánea dobla tu codo y jala la mancuerna hacia arriba mientras elevas tu cuerpo hasta que sólo quede apoyado en la punta de los dedos. Siempre mantén el peso cerca de tu cuerpo.

7. Deja que tu antebrazo rote hacia arriba y hacia atrás mediante el impulso de la pesa cuando la elevas lo más alto que puedas, como si quisieras lanzarla hacia el techo.

8. Cuando tu brazo esté completamente extendido sobre la cabeza, deberá formar una línea justo detrás de la oreja, nunca más allá. Si durante este movimiento llevas muy atrás la mancuerna, extenderás al máximo los músculos de tu espalda y puedes lastimarte.

21Shares

Artículos Relacionados