No se trata de dejar de comer, sino de comer bien

Uno de los errores más comunes que comete la gente cuando inicia una dieta es dejar de comer. Siguiendo los equivocados consejos de sus amigos y creyendo que la constante ingesta de comida es el principal causante de obesidad, muchas son las personas que reducen de manera brusca su alimentación para conseguir verse más delgado. Sin embargo, numerosos estudios científicos han comprobado que no se trata de dejar de comer, sino de comer bien.

Sin salirnos del principio de la individualización (lo que me sirve a mi no le sirve a mi amigo), ni olvidarnos de que la dieta debe estar estructurada sobre los objetivos de cada persona, vale la pena reconocer que el verdadero éxito en la alimentación pasa por encontrar el tipo de alimentos y la cantidad que más nos beneficia. Varias son las razones por las cuales no debemos dejar de comer, entre las más comunes se destacan evitar el efecto rebote y perder masa muscular. En otras palabras, si eres de los que cree que para bajar de peso lo mejor es no comer estás muy equivocado. Déjame seguir explicándote por qué.

En ese orden de ideas, me atrevería a asegurar que el secreto de la dieta está en la calidad y no en la cantidad. Si bien es cierto que debemos evitar comer en exceso y hasta sentir que nos cabe nada más, también está claro que en realidad lo más importante es que ese tipo de comida sea el adecuado (comer bien). Es decir, si tu meta es tonificar puedes comerte toda la ensalada que quieras. Así mismo, si lo que deseas es aumentar tu masa muscular no duden en ingerir la mayor cantidad de proteína posible. Eso sí, siempre teniendo en cuenta que es mejor comer cinco veces al día en porciones medianas, que tres en raciones grandes.

Por otra parte, ya con esto vamos concluyendo el asunto, también es muy importante tener en cuenta que la idea es comer de todo y no limitarse a ciertos alimentos. Otro error bastante común entre la gente es dejar de comer arroz o cualquier otro tipo de carbohidratos, olvidando que una de las principales funciones de este tipo de alimentos en los seres vivos es brindar energía inmediata y estructural que nos puede ser muy útil durante el ejercicio. Así que no pierdas más tiempo aguantándote las ganas de comer eso que tanto te gusta y más empieza a comer bien para que no tengas que cohibirte de nada.

Artículos Relacionados